Alimentos para las articulaciones

Alimentos para las articulaciones

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Los peores alimentos para la artritis

“Se trata sobre todo de una alimentación sana, con muchas frutas y verduras, cereales integrales, frutos secos y semillas”, dice la dietista titulada Ruth Frechman, portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética.
Las frutas, las verduras y los cereales integrales combaten la inflamación de forma natural y pueden ayudar a controlar el peso. “Es importante mantener un peso saludable para aliviar parte de la tensión en las articulaciones”, añade Frechman. Por cada kilo de peso que se pierde, se reduce la carga de la articulación de la rodilla en 2,5 kilos.
Recuerda que no hay un alimento mágico”, subraya Frechman.    Pero cada vez hay más pruebas que sugieren que seguir una dieta saludable y añadir alimentos y especias específicas podría ayudar a combatir la inflamación y el dolor articular.

Alimentos para las articulaciones y los ligamentos de la rodilla

Junto con el uso de medicamentos, una dieta adecuada puede frenar las respuestas inflamatorias del cuerpo que causan el dolor. Comer los alimentos adecuados también ayuda a mantener un peso saludable, lo cual es increíblemente importante ya que las caderas y las rodillas soportan la mayor parte, si no todo, del peso corporal.
El salmón, la caballa y el atún tienen altos niveles de ácidos grasos Omega-3 y vitamina D. Se ha descubierto que ambos ayudan a reducir la inflamación. Recomendamos una dieta saludable que incluya pescado un par de veces a la semana. Para los que no comen pescado, considere los suplementos de aceite de pescado como una alternativa.
Las espinacas, la col rizada, el brócoli y la berza son grandes fuentes de vitaminas E y C. La vitamina E protege al cuerpo de las moléculas proinflamatorias. La vitamina C ayuda al cuerpo a producir colágeno, que es un componente principal del cartílago que ayuda a la flexibilidad de las articulaciones.
Las almendras, las avellanas, los cacahuetes, las pacanas, los pistachos y las nueces contienen grandes cantidades de fibra, calcio, magnesio, zinc, vitamina E y grasas Omega-3, que tienen efectos antiinflamatorios. Los frutos secos también son saludables para el corazón, lo que es especialmente importante para las personas con artritis reumatoide (AR), ya que tienen el doble de riesgo de sufrir enfermedades cardíacas que los adultos sanos.

Alimentos buenos para las articulaciones y los cartílagos

Cuando se padece artritis, el cuerpo se encuentra en lo que se conoce como un estado inflamatorio. En este estado, el viejo adagio “somos lo que comemos” es bastante cierto: algunos alimentos pueden desencadenar más inflamación mientras que otros pueden ayudar a reducirla.
1. El azúcar añadido. El American Journal of Clinical Nutrition descubrió que el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar puede provocar inflamación en el organismo. Cuando comemos azúcares procesados, se desencadena la liberación de lo que llamamos “mensajeros inflamatorios”, conocidos como citoquinas. Compruebe siempre las etiquetas de los alimentos y las listas de ingredientes para conocer las fuentes de azúcares añadidos. Procure que no más del 10 por ciento de las calorías diarias procedan de azúcares añadidos. Las fuentes ocultas de azúcares añadidos incluyen cafés con sabor, yogures, barras de granola, avena instantánea y cereales para el desayuno.
2. Grasas saturadas. Los estudios de investigación han demostrado que las grasas saturadas desencadenan la inflamación de las células grasas llamadas tejido adiposo, lo que aumenta la inflamación asociada a la artritis. Las grasas saturadas son las que suelen ser sólidas a temperatura ambiente. Las fuentes de grasas saturadas incluyen la carne (especialmente la carne roja), la pizza, los postres, los quesos y otros productos lácteos con mucha grasa como la mantequilla.

Los mejores alimentos para las articulaciones agrietadas

Ben Franklin tenía razón cuando dijo: “Una onza de prevención vale más que una libra de cura”. Estamos de acuerdo, por lo que nuestros especialistas en ortopedia animan a los pacientes a adoptar hábitos dietéticos y de ejercicio que favorezcan la fortaleza de los huesos y las articulaciones.
Su rutina diaria puede tener un gran impacto en la salud y la longevidad de sus articulaciones. Por ejemplo, elegir alimentos que aumenten la densidad ósea, fortalezcan el tejido conectivo y reduzcan la inflamación puede ayudarle a prevenir lesiones y a conservar sus articulaciones para una vida larga y activa.
A menudo vemos pacientes que sienten curiosidad por hacer cambios en su estilo de vida para reducir el dolor articular. Sin embargo, nuestros médicos ortopédicos reconocen que es difícil cambiar todo a la vez. Por lo tanto, echar un vistazo a su dieta es un buen punto de partida.
El pescado de agua fría es una excelente fuente de ácidos grasos Omega-3, que son nutrientes esenciales para la salud humana. Estos importantes nutrientes también se denominan a veces ácidos grasos poliinsaturados. No sólo se ha demostrado que reducen las proteínas inflamatorias en el cuerpo, sino que también mejoran la función cerebral y reducen el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y otras enfermedades.