Anteversion

Anteversion

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Síntomas de la anteversión femoral

La anteversión femoral es una torsión hacia dentro del hueso del muslo (fémur). El fémur es el hueso que se encuentra entre la cadera y la rodilla. Este problema de salud hace que las rodillas y los pies del niño se giren hacia dentro. El niño puede tener un aspecto de pies de paloma.
La anteversión femoral puede ser el resultado de la rigidez de los músculos de la cadera debido a la posición del bebé en el útero. También suele ser hereditaria. Normalmente, el estilo de caminar del niño se parece al de sus padres.
La postura de las piernas arqueadas ayuda al niño a mantener el equilibrio cuando está de pie. El equilibrio no es tan estable cuando el niño intenta ponerse de pie y caminar con los pies juntos o con los pies girados hacia dentro. Puede tropezar y caer.
La anteversión femoral suele detectarse cuando el niño tiene entre 4 y 6 años. También es posible que la note por primera vez cuando su hijo está aprendiendo a caminar. Pero puede estar presente en niños de distintas edades por diferentes motivos.
El profesional sanitario de su hijo puede diagnosticar la anteversión femoral con un examen físico. Durante el examen, le preguntará sobre los antecedentes de nacimiento de su hijo y si se sabe que otros miembros de la familia padecen la enfermedad. Por lo general, su hijo no necesitará radiografías.

Anteversión del fémur

En anatomía, la palabra “versión” se refiere al ángulo o la rotación de todo o parte de un órgano, hueso u otra estructura del cuerpo, en relación con otras estructuras del cuerpo. La anteversión se refiere a una rotación anormal hacia delante.
También llamada anteversión de la cadera, la anteversión femoral es una rotación hacia delante (hacia dentro) en el fémur (hueso del muslo), que se conecta a la pelvis para formar la articulación de la cadera. En otras palabras, la rodilla está excesivamente torcida hacia dentro en relación con la cadera.
Pero una anteversión excesiva del fémur sobrecarga las estructuras anteriores (delanteras) de la articulación de la cadera, incluyendo el labrum y la cápsula articular. Cuando el pie se coloca directamente hacia delante, la cabeza del fémur puede subluxarse (dislocarse parcialmente) de la cavidad de la articulación de la cadera, llamada acetábulo. Esta desalineación torsional ejerce una tensión anormal en las articulaciones de la cadera y la rodilla, lo que a menudo provoca dolor y un desgaste anormal de la articulación.
Se desconoce la causa exacta, pero la anteversión femoral es congénita (presente desde el nacimiento) y se desarrolla mientras el niño está en el útero. Parece estar relacionada con la posición del bebé mientras crece en el útero. Como suele ser hereditaria, se cree que algunas personas están genéticamente predispuestas a padecerla. Este tipo de deformidad por torsión también puede producirse tras un traumatismo. Tras una fractura de fémur, puede producirse una malunión por torsión, que da lugar al mismo tipo de problemas mencionados anteriormente.

Anteversión de la cadera

En anatomía, la palabra “versión” se refiere al ángulo o la rotación de todo o parte de un órgano, hueso u otra estructura del cuerpo, en relación con otras estructuras del cuerpo. La anteversión se refiere a una rotación anormal hacia delante.
También llamada anteversión de la cadera, la anteversión femoral es una rotación hacia delante (hacia dentro) en el fémur (hueso del muslo), que se conecta a la pelvis para formar la articulación de la cadera. En otras palabras, la rodilla está excesivamente torcida hacia dentro en relación con la cadera.
Pero una anteversión excesiva del fémur sobrecarga las estructuras anteriores (delanteras) de la articulación de la cadera, incluyendo el labrum y la cápsula articular. Cuando el pie se coloca directamente hacia delante, la cabeza del fémur puede subluxarse (dislocarse parcialmente) de la cavidad de la articulación de la cadera, llamada acetábulo. Esta desalineación torsional ejerce una tensión anormal en las articulaciones de la cadera y la rodilla, lo que a menudo provoca dolor y un desgaste anormal de la articulación.
Se desconoce la causa exacta, pero la anteversión femoral es congénita (presente desde el nacimiento) y se desarrolla mientras el niño está en el útero. Parece estar relacionada con la posición del bebé mientras crece en el útero. Como suele ser hereditaria, se cree que algunas personas están genéticamente predispuestas a padecerla. Este tipo de deformidad por torsión también puede producirse tras un traumatismo. Tras una fractura de fémur, puede producirse una malunión por torsión, que da lugar al mismo tipo de problemas mencionados anteriormente.

Ejercicios de anteversión femoral

En anatomía, la palabra “versión” se refiere al ángulo o la rotación de todo o parte de un órgano, hueso u otra estructura del cuerpo, en relación con otras estructuras del cuerpo. La anteversión se refiere a una rotación anormal hacia delante.
También llamada anteversión de la cadera, la anteversión femoral es una rotación hacia delante (hacia dentro) en el fémur (hueso del muslo), que se conecta a la pelvis para formar la articulación de la cadera. En otras palabras, la rodilla está excesivamente torcida hacia dentro en relación con la cadera.
Pero una anteversión excesiva del fémur sobrecarga las estructuras anteriores (delanteras) de la articulación de la cadera, incluyendo el labrum y la cápsula articular. Cuando el pie se coloca directamente hacia delante, la cabeza del fémur puede subluxarse (dislocarse parcialmente) de la cavidad de la articulación de la cadera, llamada acetábulo. Esta desalineación torsional ejerce una tensión anormal en las articulaciones de la cadera y la rodilla, lo que a menudo provoca dolor y un desgaste anormal de la articulación.
Se desconoce la causa exacta, pero la anteversión femoral es congénita (presente desde el nacimiento) y se desarrolla mientras el niño está en el útero. Parece estar relacionada con la posición del bebé mientras crece en el útero. Como suele ser hereditaria, se cree que algunas personas están genéticamente predispuestas a padecerla. Este tipo de deformidad por torsión también puede producirse tras un traumatismo. Tras una fractura de fémur, puede producirse una malunión por torsión, que da lugar al mismo tipo de problemas mencionados anteriormente.