Ardha chandrasana

Ardha chandrasana

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Parivrtta ardha chandrasana

La Ardha Chandrasana, una de las posturas favoritas de los principiantes y de los practicantes de yoga más experimentados, es una postura maravillosamente edificante y liberadora que permite que toda la parte delantera del cuerpo se expanda y se abra hacia fuera…
En esta postura de equilibrio, nos colocamos con una pierna y una mano en el suelo y la otra pierna y el brazo se estiran hacia arriba para crear la forma de “media luna”. Mientras la mano inferior o los dedos se apoyan en el suelo, la mayor parte del peso debe recaer en la pierna que está de pie, lo que requiere que sea fuerte y estable.
BKS Iyengar explica en su libro Light on Yoga que esta postura es beneficiosa para quienes tienen las piernas dañadas o débiles, ya que “tonifica la región inferior de la columna vertebral y los nervios conectados con los músculos de las piernas…”
Pero esta postura no es sólo un trabajo físico: también requiere una gran concentración y una mente tranquila. En Light on Life, BKS Iyengar explica que cuando practicamos esta postura “Conseguimos el equilibrio, pero en el momento en que surge el pensamiento “¡Oh, maravilloso, lo estoy haciendo!” nos tambaleamos o nos derrumbamos. Sólo en la quietud de la mente se puede mantener con éxito”.

Wikipedia

El Sritattvanidhi del siglo XIX utiliza el nombre Ardha Chandrasana para una postura diferente, Vrikshasana[4] Swami Yogesvarananda utilizó el nombre en su obra First Steps to Higher Yoga de 1970 para una postura similar a Kapotasana, Pigeon[4] El uso moderno del nombre se encuentra en Light on Yoga de B. K. S. Iyengar de 1966[5].
Se entra en la postura desde Trikonasana (postura del triángulo), estirando hacia arriba con la pierna trasera y hacia fuera con la mano delantera, de modo que sólo las puntas de los dedos permanezcan en el suelo. La mirada se dirige a la mano superior[6][7]. Sin embargo, Iyengar describe la postura con la mano superior apoyada en la cadera[8].

Variaciones de ardha chandrasana

El Sritattvanidhi del siglo XIX utiliza el nombre Ardha Chandrasana para una postura diferente, Vrikshasana[4] Swami Yogesvarananda utilizó el nombre en su obra First Steps to Higher Yoga de 1970 para una postura similar a Kapotasana, Pigeon[4] El uso moderno del nombre se encuentra en Light on Yoga de B. K. S. Iyengar de 1966[5].
Se entra en la postura desde Trikonasana (postura del triángulo), estirando hacia arriba con la pierna trasera y hacia fuera con la mano delantera, de modo que sólo las puntas de los dedos permanezcan en el suelo. La mirada se dirige a la mano superior[6][7]. Sin embargo, Iyengar describe la postura con la mano superior apoyada en la cadera[8].

Beneficios de ardha chandrasana

Con el nombre de la luna, el equilibrio de pie Ardha Chandrasana (postura de la media luna) te invita a aprovechar tanto la energía tranquila y equilibradora de la luna como la fuerza ardiente del sol. En esta postura, descubrirás cómo la unión de dos energías opuestas genera un poder mayor que sus partes por separado.
En la postura de la media luna, se producen dos movimientos opuestos a la vez: se hunde en la tierra con la pierna que está de pie y, al mismo tiempo, se levanta y se extiende la pierna levantada hacia el espacio. El encuentro de estas dos fuerzas -enraizar hacia abajo y extender hacia afuera- te da el poder de equilibrar y suspender la columna vertebral y el torso en el aire. La postura enseña la coordinación y puede ayudarte a comprender la interdependencia de las acciones de tu cuerpo. Puede enseñarte a mantener la concentración y el equilibrio en los momentos difíciles de transición en la práctica de asanas.
La postura de la media luna también puede ayudarte a desarrollar piernas fuertes y caderas abiertas. Muchas personas tienen una pierna dominante y otra más débil, lo que puede provocar desequilibrios posturales. Al aprender a pararse sobre una pierna a la vez en la Postura de la Media Luna, comienzas a fortalecer ambas piernas de manera uniforme. La pierna que está de pie se fortalece a medida que soporta el peso del cuerpo, con los músculos de la parte exterior del muslo comprometiéndose fuertemente. Mientras tanto, la pierna levantada debe trabajar para mantenerse suspendida y paralela al suelo, lo que requiere que se involucren y levanten los músculos internos del muslo y se extiendan a través del talón. Cada pierna se tonifica a medida que realiza su tarea individual.