Ashtanga yoga ibiza

Ashtanga yoga ibiza

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Dos yoguis en mysore

La práctica del Ashtanga combina la práctica del flujo Vinyasa, utilizando la respiración ujjayi (control de la respiración: una respiración potente y audible en la que se utilizan los músculos que rodean la caja torácica, en lugar del diafragma), mula y uddiyana bandha (elevación y contracción de los músculos del suelo pélvico y del abdomen, creando fuerza y enviando energía a través del cuerpo), y drishti (mirada enfocada). Esto aumenta la concentración y la conciencia de uno mismo al tiempo que alinea el cuerpo, la mente y el espíritu.
El Ashtanga, la forma dinámica del Hatha Yoga, es también una gran terapia física y es bueno para expandir los pulmones. Al hacer este estilo de práctica, la gente puede aprender a respirar más profundamente y mejor, con más energía, enviando más oxígeno al cerebro y exhalando más dióxido de carbono (co2). La respiración es el mantra del Ashtanga.
Al practicar Ashtanga yoga se aumenta la resistencia y la fuerza, se mejora la flexibilidad, el tono muscular y la movilidad de las articulaciones, unificando la mente, el cuerpo y el espíritu y ayudando a la relajación, algo que a menudo falta en nuestra vida diaria.

Deepika meetha fluidez y fuerza

A menos que tengas un firme manejo de la anatomía y la fisiología, ya estés practicando alguna otra forma de yoga o tal vez hayas sido bailarín, gimnasta, acróbata o artista de circo, hay poses en Ashtanga que no son fáciles de entender a partir de imágenes o vídeos. Incluso con un amplio bagaje físico, la integración del vinyasa correcto, la respiración y el drishti con las partes más esotéricas de la práctica sería difícil. Si tienes una formación en yoga, la forma en que se entra, se sale y se realizan las posturas en Ashthanga puede ser muy diferente. Por ejemplo:
Siempre que me encuentro con alguien que aprendió yoga a través de un libro o de vídeos, todos dicen lo mismo cuando toman su primera clase de yoga: “esto es tan diferente”. Mi primer vistazo al Ashtanga vino del libro de Beryl Bender Birch, Power Yoga. Aunque el libro me ayudó enormemente y es un gran recurso, fue una experiencia totalmente diferente en la shala.  Aunque el libro era extremadamente detallado, no todo cuajó hasta que lo aprendí bajo la atenta mirada de un profesor.

Ashtanga yoga. una práctica para toda la vida.

Anurag solía hacer esquí de competición y después de tener un gran accidente, tuvo que trabajar mucho para recuperarse. Como profesora de yoga, le gusta compartir cómo es posible sanar a través de esta maravillosa y poderosa práctica que es el Ashtanga Yoga, con una actitud correcta y una práctica consistente, cuidando la alineación del cuerpo y utilizando los músculos correctos, previniendo y sanando así las lesiones.
La práctica tiene que hacerse con conciencia, respeto y humildad consciente ya que cada día es diferente, algunos días puede ser más fluido y otros días el cuerpo puede tener cierta rigidez. Anurag enseña a respetar el estado de nuestro cuerpo y a conformarse con hacer lo que podamos, dando lo mejor de nosotros mismos en cada momento.
Fue a la India en 1978 y conoció a Osho, que la llamó “Anurag”. Fue también en la India donde empezó a hacer yoga integral en el Instituto de Yoga Kaivalyadhama, en Lonavia, al sur del país. Tras 12 años de este yoga tradicional, en 1992 conoció a su primer profesor de Ashtanga yoga, y en 1995 viajó a Mysore, India, para estudiar con el maestro Sri K. Pattabhi Jois en el Instituto de Investigación de Ashtanga Yoga. Al año siguiente completó una formación de enseñanza de Ashtanga Yoga con Graeme Northfield en Australia.

#quierobienestar @quiereaibiza

El Ashtanga yoga es la forma más antigua de Yoga dinámico y la base para el desarrollo de los estilos de Yoga dinámico más populares hoy en día. Se basa en la realización de la secuencia tradicional de posturas (asanas) interconectadas, prestando especial atención a la respiración (respiración ujjayi), al enfoque de la visión (drishti) y a las “válvulas de energía” interiores (bandhas). Las raíces del Ashtanga Yoga se encuentran en los textos tradicionales (Yoga Sutras de Patanjali).
El Ashtanga Yoga integra el ritmo de los movimientos y la conciencia de la respiración, y el enfoque de la visión mientras se realizan las asanas. La sincronización de los movimientos, la respiración y la visión durante la realización de las asanas es de suma importancia. Los movimientos sincronizados con la respiración se denominan vinyasas. El Ashtanga Yoga promueve la respiración consciente como núcleo del proceso, y conecta las asanas en una secuencia precisa. Cada asana (o grupo de asanas) tiene un impacto específico en nuestro cuerpo como contrapeso a las asanas anteriores, y como preparación para las asanas siguientes. Para acumular efectos positivos, proteger y equilibrar el cuerpo, es importante seguir la secuencia.