Como equilibrar el sistema nervioso simpatico y parasimpatico

Como equilibrar el sistema nervioso simpatico y parasimpatico

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Evaluación clínica del auto…

A veces el estrés está causado por algo psicológico, como la preocupación constante por la pérdida de un trabajo o un problema familiar. Otras veces la causa de los sentimientos de ansiedad puede ser ambiental, como una fecha límite importante que se aproxima o el intento de llegar al trabajo durante una hora punta muy concurrida.
Independientemente de la causa del estrés, los niveles elevados de ansiedad hacen que el cuerpo humano reaccione liberando hormonas del estrés que dan lugar a cambios fisiológicos que incluyen el palpitar del corazón, la aceleración de la respiración, la tensión de los músculos y la sudoración. Todas las reacciones combinadas del cuerpo ante el estrés se conocen como la respuesta de lucha o huida.
La respuesta de lucha o huida fue concebida como un mecanismo de supervivencia que permitía a los mamíferos, incluidos los humanos, reaccionar rápidamente ante una situación que pusiera en peligro la vida. Por desgracia, hoy en día el cuerpo humano tiene la misma respuesta ante factores de estrés que no suponen una amenaza para la vida y que provocan altos niveles de ansiedad.
Las investigaciones han demostrado que los efectos a largo plazo del estrés crónico afectan a la salud psicológica y física de una persona. Según un artículo de Harvard Health Publishing, “la activación repetida de la respuesta al estrés pasa factura al organismo. Las investigaciones sugieren que el estrés crónico contribuye a la presión arterial alta, promueve la formación de depósitos que obstruyen las arterias y provoca cambios cerebrales que pueden contribuir a la ansiedad, la depresión y la adicción.”

Alimentos para el sistema nervioso parasimpático

Los cambios fisiológicos inducidos por el sistema nervioso simpático incluyen la aceleración del ritmo cardíaco, el ensanchamiento de los conductos bronquiales, la disminución de la motilidad del intestino grueso, la dilatación de las pupilas y la transpiración.
Junto con los otros dos componentes del sistema nervioso autónomo, el sistema nervioso simpático ayuda a controlar la mayoría de los órganos internos del cuerpo. Se cree que el estrés -como la hiperactivación de la respuesta de huida o lucha- contrarresta el sistema parasimpático, que generalmente trabaja para promover el mantenimiento del cuerpo en reposo.
El sistema nervioso simpático es responsable de regular muchos mecanismos homeostáticos en los organismos vivos. Las fibras del SNS inervan los tejidos de casi todos los sistemas orgánicos y proporcionan una regulación fisiológica de diversos procesos corporales, como el diámetro de las pupilas, la motilidad intestinal (movimiento) y la producción de orina.
El SNS es quizás más conocido por mediar en la respuesta neuronal y hormonal al estrés, comúnmente conocida como respuesta de lucha o huida, también conocida como respuesta simpático-adrenal del cuerpo. Esto ocurre cuando las fibras simpáticas preganglionares que terminan en la médula suprarrenal secretan acetilcolina, que activa la secreción de adrenalina (epinefrina) y, en menor medida, de noradrenalina (norepinefrina).

Cómo activar la respiración del sistema nervioso parasimpático

El sistema nervioso autónomo es una de las tres partes principales de todo su sistema nervioso. El sistema nervioso autónomo es la parte que controla o coordina todos los órganos y prácticamente todas las células de su cuerpo. El sistema nervioso autónomo consta de dos partes: el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático. El sistema nervioso simpático, que es como el acelerador del cuerpo, se conoce como el sistema nervioso de huida o lucha y se ocupa del estrés, normalmente acelerando las cosas. El sistema nervioso parasimpático, que es como los frenos del cuerpo, se conoce como el sistema nervioso de descanso y digestión y ayuda a conservar la energía y a proteger, normalmente ralentizando las cosas.
De nuevo, como un automóvil, el sistema nervioso autónomo tiene divisiones que pueden acelerar o ralentizar varias funciones del cuerpo. El simpático suele aumentar el ritmo cardíaco y la presión arterial para bombear más sangre para hacer frente al estrés; y dilata las pupilas para ver más, los bronquios para inhalar más oxígeno y los vasos sanguíneos periféricos para llevar más sangre a los músculos. El sistema nervioso parasimpático hace lo contrario. Si el sistema simpático, como el acelerador de un coche, se vuelve excesivamente reactivo, puede dañar al otro componente del sistema nervioso autónomo, el sistema nervioso parasimpático. En la analogía del coche, esto es como conducir rápido todo el tiempo y, por lo tanto, tener que parar con fuerza todo el tiempo. De este modo, los frenos se desgastan más rápidamente. El problema en el cuerpo humano es que no podemos reemplazar los “frenos” (los parasimpáticos). Una vez que los parasimpáticos se desgastan, usted es esencialmente un ataque al corazón a punto de ocurrir.

Acceder al poder curativo de…

Estos pequeños desastres provocan un gran sobresalto en el sistema nervioso: una descarga de adrenalina que ayuda a preparar el cuerpo para “luchar o huir”, nuestra defensa natural contra el peligro percibido. Pero si su cuerpo recibe un golpe de adrenalina por cada pequeña cosa que va mal en la vida, puede poner a prueba su capacidad de afrontamiento, haciendo que la recuperación de futuros contratiempos como éstos sea aún más difícil.
¿Qué es la inteligencia somática? Consiste en comprender cómo responde el cuerpo al peligro y utilizar ese conocimiento para apoyar a tu cuerpo en tu vida, que, si eres humano, está llena de al menos alguna adversidad.