Como hacer yoga en casa por primera vez

Como hacer yoga en casa por primera vez

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Posturas de yoga para principiantes

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Cuando eres nuevo en el mundo del yoga, es probable que tengas muchas preguntas sobre lo que te estás metiendo, incluyendo qué ropa llevar, qué traer a la clase y cómo prepararte. Saber con antelación lo que se espera y lo que funciona te ayudará a sentirte más cómodo durante tu primera clase. Esto es lo que debes saber antes de tu primera clase.
En general, si eres nuevo en el yoga es mejor ir a un estudio para recibir instrucción en persona mientras comienzas con tu práctica. Los instructores pueden proporcionar una retroalimentación personalizada sobre la forma, y pueden ofrecer sugerencias de modificación para diferentes poses que simplemente no son posibles de obtener a través de la mayoría de las plataformas en línea o basadas en video. Por supuesto, las clases en el estudio son más caras, ya que suelen costar entre 20 y 30 dólares por sesión, pero cuando se está empezando, es un gasto que merece la pena.

Ashtanga vinyasa yoga

El primer día de mi programa de formación de profesores de dos años, experimenté algo parecido a una crisis existencial. No tenía nada que ver con el despertar de la kundalini o la realización de mi verdadero yo. Lamentablemente, fue mucho más mundano: me golpeó cuando me di cuenta de que para participar en el programa, tenía que aceptar el mandato de “tener tu propia práctica en casa”.
Unos días más tarde, cuando desenrollé mi esterilla pegajosa en casa sola por primera vez, quise salir corriendo. Hasta entonces, mi idea del yoga era asistir a una clase, que es algo así como ir con chófer por la ciudad, sentada cómodamente en el asiento trasero, disfrutando del paisaje. Practicar en casa me resultaba totalmente extraño. Era como si alguien me diera las llaves del coche pero no un mapa. Reconocí un gran potencial de libertad en mi viaje, pero me resistía a hacerlo sola: tenía miedo de perderme.
Desde aquel día de reflexión, he hablado con suficientes amigos y estudiantes sobre el temido problema de la práctica en casa para saber que no estoy sola. Muchos de nosotros -incluso después de darnos cuenta de los beneficios de una práctica personal- parecemos resistirnos a ella. Nos decimos a nosotros mismos que no tenemos suficiente espacio o tiempo o que no sabemos qué hacer. O tenemos una visión romántica de la práctica casera perfecta y nos sentimos culpables cuando nuestra realidad no coincide con la fantasía.

Cómo empezar a hacer yoga en casa

Yoga: todo el mundo lo hace, así que ¿por qué no lo haces tú? Cuando se trata de su estado físico y de “preparar su cuerpo para el futuro”, se trata de hacer cosas funcionales. Si te has pasado años (y años) arrancando mancuernas del suelo, presionando con barras y balanceando kettlebells, tu cuerpo puede llevarse la peor parte. Puede volverse más tenso -y no en el buen sentido-, menos flexible y significativamente más propenso a las lesiones. Por ello, el trabajo regular de flexibilidad -el yoga, más concretamente- puede ser muy útil. Bienvenido a la guía para principiantes del yoga. Miles de hombres, de alguna manera, todavía se pierden un truco con el arte de ser flexible. Incluso cuando está armado con el poder de luchar contra el dolor lumbar, impulsar sus ascensores y eliminar el estrés, el yoga ha sido glacialmente lento en la absorción cuando se trata de sus seguidores masculinos. Si esto te suena, es importante que sepas que el yoga no consiste en tararear música de ballenas y repetir intenciones.
Quizás, entonces, en una época en la que el país (la mayor parte del planeta, de hecho) está lidiando con el autoaislamiento y el distanciamiento social para ayudar a “aplanar la curva” del coronavirus, es más importante que nunca practicar algo que fomente que el yoga realmente pueda darte un empujón en lo que respecta a tus objetivos de fitness y entrenamiento. Aquí exploramos todo lo que necesitas saber sobre la práctica del yoga (o broga, si te hace sentir mejor), qué estilo de yoga te conviene, lo que dice la ciencia, los beneficios, las mejores rutinas caseras, el kit de yoga para hombres y cómo puedes empezar. Querrás hacer namaste por ahí. (Lo siento.)

Vinyāsa

Practicar yoga en casa suena atractivo, pero ¿cómo empezar? ¿Cómo puedes aprender yoga por tu cuenta y mantener una práctica regular? En esta guía, te traemos todas las respuestas, para que puedas empezar a practicar yoga de la mejor manera posible.
Además, tú eres quien decide la frecuencia con la que practicas el yoga, ya sea dos, tres o cinco veces por semana. ¿Y lo mejor? Hacer más sesiones de yoga no te cuesta nada extra cuando utilizas una aplicación de yoga o vídeos de yoga online.
Otra ventaja es que tienes tu propio espacio donde no te molestan los demás en la clase. Nadie te hará saltar cuando tire una botella de agua a tu lado, y no te molestará que alguien se duerma accidentalmente y ronque fuerte durante la relajación final.
Además, cuando quieras alargar tu práctica de yoga, o quieras pausar el vídeo o repetir algo, ¡podrás hacerlo! Esto puede no parecer algo importante, pero cuando eres un principiante, es una gran ventaja poder personalizar tu práctica, para no perderte nada.