Contraccion concentrica y excentrica

Contraccion concentrica y excentrica

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Ejemplos de contracción isométrica

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Existe otro tipo de contracción en la que el músculo se alarga mientras se contrae.  Esto se llama contracción muscular excéntrica. Las contracciones excéntricas se producen cuando un músculo se opone a una fuerza mayor e invierte su trayectoria inicial. Las contracciones excéntricas se denominan a veces contracciones de frenado, trabajo negativo o simplemente “negativas”.
Las contracciones excéntricas son esencialmente el yin del yang de las contracciones concéntricas. Ambas trabajan conjuntamente para aumentar la masa muscular y la fuerza. Aunque las contracciones concéntricas son eficaces para desencadenar el crecimiento muscular, el uso controlado de las contracciones concéntricas y excéntricas puede garantizar una mayor fuerza general al estabilizar los músculos dentro y alrededor de una articulación.

Diferencia entre contracción isotónica e isométrica

La contracción muscular es la activación de los sitios generadores de tensión dentro de las células musculares[1][2] En fisiología, la contracción muscular no significa necesariamente un acortamiento del músculo, ya que la tensión muscular puede producirse sin cambios en la longitud del músculo, como cuando se sostiene un libro pesado o una mancuerna en la misma posición[1] La terminación de la contracción muscular va seguida de la relajación muscular, que es un retorno de las fibras musculares a su estado de baja tensión[1].
Las contracciones musculares pueden describirse en función de dos variables: la longitud y la tensión[1]. Una contracción muscular se describe como isométrica si la tensión muscular cambia pero la longitud del músculo sigue siendo la misma[1][3][4][5] En cambio, una contracción muscular es isotónica si la tensión del músculo sigue siendo la misma durante toda la contracción[1][3][4][5] Si la longitud del músculo se acorta, la contracción es concéntrica;[1][6] si la longitud del músculo se alarga, la contracción es excéntrica. En los movimientos naturales que subyacen a la actividad locomotora, las contracciones musculares son multifacéticas, ya que pueden producir cambios en la longitud y la tensión de forma variable en el tiempo[7], por lo que es probable que ni la longitud ni la tensión permanezcan iguales en los músculos que se contraen durante la actividad locomotora.

Ejemplos de contracción concéntrica

Todos los ejercicios constan de varias partes: empujar y tirar, subir y bajar. Y aunque pueda parecer extraño dividir un único ejercicio en varias partes (una sentadilla es sólo una sentadilla, ¿verdad?), comprender cada una de ellas tiene sus ventajas.
En cada ejercicio de entrenamiento de fuerza, hay tres partes: concéntrica, excéntrica e isométrica. Cada fase tiene sus propios beneficios y desafíos. A continuación, me sumerjo en las diferencias entre los movimientos concéntricos y excéntricos y cómo incorporarlos a tu plan de entrenamiento.
Todos los ejercicios – lagartijas, sentadillas, rizos y todo lo demás – tienen un componente concéntrico y excéntrico. Un movimiento concéntrico se produce cuando los músculos se contraen, mientras que un movimiento excéntrico se produce cuando el músculo se alarga.
El mejor ejemplo de movimientos concéntricos y excéntricos es el curl de bíceps. Cuando se curva el brazo hacia el hombro, los músculos del brazo se contraen (un movimiento concéntrico). Al bajar el peso hacia la cintura, los músculos del brazo se alargan (movimiento excéntrico).

Concéntrico vs excéntrico

Una fibra muscular genera tensión a través del ciclo de puentes cruzados de actina y miosina. Mientras está bajo tensión, el músculo puede alargarse, acortarse o permanecer igual. Aunque el término contracción implica acortamiento, cuando se refiere al sistema muscular, significa la generación de tensión dentro de una fibra muscular. Existen varios tipos de contracciones musculares que se definen por los cambios en la longitud del músculo durante la contracción.
Una contracción concéntrica es un tipo de contracción muscular en la que los músculos se acortan mientras generan fuerza, venciendo la resistencia. Por ejemplo, al levantar un peso elevado, una contracción concéntrica del bíceps haría que el brazo se doblara por el codo, levantando el peso hacia el hombro. Se produce un ciclo de puentes cruzados, acortando el sarcómero, la fibra muscular y el músculo.
Una contracción excéntrica provoca el alargamiento de un músculo mientras éste sigue generando fuerza; en efecto, la resistencia es mayor que la fuerza generada. Las contracciones excéntricas pueden ser tanto voluntarias como involuntarias. Por ejemplo, una contracción excéntrica voluntaria sería el descenso controlado de la pesa levantada durante la contracción concéntrica anterior. Una contracción excéntrica involuntaria puede producirse cuando un peso es demasiado grande para que lo soporte un músculo, por lo que se baja lentamente mientras está en tensión. El ciclo de puentes cruzados se produce aunque el sarcómero, la fibra muscular y el músculo se alarguen, controlando la extensión del músculo.