Disco intervertebral partes

Disco intervertebral partes

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Núcleo pulposo

En la columna vertebral hay unos huesos llamados vértebras y, entre ellos, unos discos que ayudan a amortiguar los movimientos.    Se trata de los discos intervertebrales, que ayudan a doblar, girar, arquear y redondear la espalda.
Los discos son también los amortiguadores de la columna vertebral.    Cada vez que das un paso, tu cuerpo reacciona a esa presión, y muchas partes de tu cuerpo (incluidos los discos de la columna vertebral) ayudan a absorberla y distribuirla.
La columna vertebral puede empezar a desgastarse (o degenerarse), quizá por la edad, o por un uso incorrecto o excesivo.    Al igual que otras articulaciones del cuerpo -y los discos intervertebrales forman parte de una articulación, ya que ayudan a mover la espalda-, los discos intervertebrales pueden, con el tiempo, perder su capacidad de movimiento.
Por ejemplo, el disco puede empezar a adelgazar a medida que se envejece.    Como se ha mencionado anteriormente, los discos están parcialmente formados por agua y proteoglicanos; con el tiempo, pueden perder ese líquido y volverse menos elásticos.    Por tanto, son más susceptibles a la compresión y pueden adelgazar.
Cuando un disco se adelgaza, hace que las vértebras que están por encima y por debajo se acerquen entre sí.    Incluso pueden empezar a rozarse entre sí, y el hueso sobre hueso nunca es una buena sensación; eso puede causar dolor y/o dificultad para moverse.

Articulación intervertebral

Se calcula que la enfermedad del disco intervertebral afecta cada año a un 5% de la población de los países desarrollados. La mayoría de los individuos experimentan una degeneración discal a medida que envejecen; sin embargo, la gravedad de la degeneración y el dolor asociado a ella varían.
La enfermedad del disco intervertebral puede ser hereditaria, pero el patrón de herencia suele ser desconocido. Las personas con un pariente de primer grado (como un padre o un hermano) con enfermedad del disco intervertebral tienen un mayor riesgo de desarrollar el trastorno ellos mismos. Las personas pueden heredar una variación genética que aumenta el riesgo de padecer la enfermedad del disco intervertebral, pero no heredan la enfermedad en sí. No todas las personas con enfermedad del disco intervertebral tienen una variación genética identificada que aumente el riesgo, y no todas las personas con dicha variación genética desarrollarán el trastorno.

Enfermedad del disco intervertebral

A veces, las lesiones de espalda afectan a los músculos, pero las más graves suelen afectar a los discos intervertebrales. En esta lección, aprenderás sobre la estructura y la función de los discos intervertebrales y cómo las lesiones y las enfermedades pueden afectarlos.
Discos intervertebralesLa columna vertebral humana está formada por una serie de huesos interconectados llamados vértebras. Usted tiene un total de 33 vértebras en la columna vertebral. Estas vértebras se identifican por la región del cuello y la espalda en la que se encuentran. Empezando por el cuello y bajando, el ser humano tiene siete vértebras en el cuello (cervicales), 12 vértebras en la mitad de la espalda (torácicas), cinco vértebras en la parte baja de la espalda (lumbares), cinco vértebras fusionadas para formar el sacro y, por último, cuatro vértebras fusionadas que forman el cóccix o vértebras coccígeas (lo que llamamos el hueso de la cola).
FunciónEntre las vértebras individuales de las regiones cervical, torácica y lumbar (no en el sacro y el cóccix) hay almohadillas de forma ovalada hechas de fibrocartílago llamadas discos intervertebrales. Los discos tienen una cubierta exterior dura de cartílago que proporciona soporte (el anillo fibroso) y un centro blando y gelatinoso que proporciona la amortiguación (el núcleo pulposo). Los discos intervertebrales tienen las siguientes funciones:

Tejido del disco intervertebral

La columna vertebral es la parte central del esqueleto humano.    Está formada por múltiples huesos, las vértebras, apilados unos sobre otros y separados por discos intervertebrales amortiguadores que proporcionan flexibilidad a la columna vertebral.        La columna vertebral puede dividirse en cinco partes, cada una con una anatomía característica.
La figura 1 muestra un esqueleto vertebral humano en el que se distinguen las regiones cervical (amarilla), torácica (verde), lumbar (rosa) y sacro-coccígea (azul).    Las regiones cervical y lumbar poseen una convexidad hacia delante (lordosis), mientras que las regiones torácica y sacra muestran una concavidad hacia delante (cifosis).    Se muestran los discos intervertebrales, los amortiguadores entre los cuerpos vertebrales adyacentes (en amarillo).  La compleja estructura de la columna vertebral permite una resistencia significativa, así como una gran flexibilidad, al tiempo que proporciona protección a la frágil médula espinal y a los nervios que salen de ella. La integridad de la columna vertebral humana es necesaria para la postura erguida y la propulsión, así como para los movimientos de las extremidades superiores e inferiores(1).      Anatomía de la columna lumbarLa columna lumbar humana consta normalmente de cinco cuerpos vertebrales, de L1 a L5, que se unen con la pelvis a través del sacro en S1, y con la columna torácica en la unión toracolumbar (T12).    La columna lumbar posee una convexidad anterior o lordosis y, al igual que en las regiones cervical y torácica, los cuerpos vertebrales individuales están separados por los discos intervertebrales cartilaginosos que absorben la carga.