Discos invertebrales

Discos invertebrales

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Enfermedad del disco intervertebral

Se calcula que la enfermedad del disco intervertebral afecta cada año a un 5% de la población de los países desarrollados. La mayoría de los individuos experimentan una degeneración discal a medida que envejecen; sin embargo, la gravedad de la degeneración y el dolor asociado a ella varían.
La enfermedad del disco intervertebral puede ser hereditaria, pero el patrón de herencia suele ser desconocido. Las personas con un pariente de primer grado (como un padre o un hermano) con enfermedad del disco intervertebral tienen un mayor riesgo de desarrollar el trastorno ellos mismos. Las personas pueden heredar una variación genética que aumenta el riesgo de padecer la enfermedad del disco intervertebral, pero no heredan la enfermedad en sí. No todas las personas con enfermedad del disco intervertebral tienen una variación genética identificada que aumente el riesgo, y no todas las personas con dicha variación genética desarrollarán el trastorno.

Cuántos discos intervertebrales hay

Un disco intervertebral (o fibrocartílago intervertebral) se encuentra entre las vértebras adyacentes de la columna vertebral. Cada disco forma una articulación fibrocartilaginosa (una sínfisis), para permitir un ligero movimiento de las vértebras, actuar como ligamento para mantener las vértebras unidas y funcionar como amortiguador de la columna vertebral.
Los discos intervertebrales están formados por un anillo fibroso exterior, el anulus fibrosus disci intervertebralis, que rodea un centro interior gelatinoso, el núcleo pulposo[1] El anulus fibrosus está formado por varias capas (láminas) de fibrocartílago compuesto por colágeno de tipo I y de tipo II. El tipo I se concentra hacia el borde del anillo, donde proporciona mayor resistencia. Las láminas rígidas pueden soportar fuerzas de compresión. El disco intervertebral fibroso contiene el núcleo pulposo y esto ayuda a distribuir la presión de manera uniforme en el disco. Esto evita que se produzcan concentraciones de tensión que podrían causar daños en las vértebras subyacentes o en sus placas terminales. El núcleo pulposo contiene fibras sueltas suspendidas en un gel de mucoproteína. El núcleo del disco actúa como amortiguador, absorbiendo el impacto de las actividades del cuerpo y manteniendo las dos vértebras separadas. Es el remanente de la notocorda[2].

Tejido de los discos intervertebrales

Hay un total de 23 discos vertebrales en la columna vertebral. Los problemas específicos de cualquiera de estos discos pueden provocar síntomas únicos, incluido el dolor que se origina en el propio disco y/o el dolor relacionado con la presión del disco sobre un nervio cercano.
La parte externa y el núcleo interno del disco vertebral encajan como dos cilindros concéntricos. La porción externa del disco tiene placas terminales cartilaginosas que sujetan firmemente el disco a las vértebras superiores e inferiores.
Al nacer, aproximadamente el 80% del disco está compuesto por agua. Para que el disco funcione correctamente, debe estar bien hidratado. El núcleo pulposo es el principal portador de la carga axial del cuerpo y depende de su contenido a base de agua para mantener la fuerza y la flexibilidad.
Con el tiempo, los discos de la columna vertebral se deshidratan y se vuelven más rígidos, lo que hace que el disco sea menos capaz de ajustarse a la compresión. Aunque se trata de un proceso natural de envejecimiento, a medida que el disco se degenera en algunos individuos, puede resultar doloroso.
La razón más probable es que la degeneración puede producir una inestabilidad de micromovimientos y las proteínas inflamatorias (el núcleo blando interior del disco) probablemente se escapen del espacio discal e inflamen los distintos nervios y fibras nerviosas dentro y alrededor del disco. A veces, una lesión por torsión daña el disco e inicia una cascada de acontecimientos que conducen a la degeneración.

Función de los discos intervertebrales

ResumenLa columna vertebral está formada por 26 huesos que proporcionan soporte axial al tronco. La columna vertebral proporciona protección a la médula espinal que recorre su cavidad central. Entre cada vértebra hay un disco intervertebral. Los discos están llenos de una sustancia gelatinosa, llamada núcleo pulposo, que proporciona amortiguación a la columna vertebral. El anillo fibroso es un anillo fibrocartilaginoso que rodea el núcleo pulposo y lo mantiene intacto cuando se aplican fuerzas a la columna vertebral. Los discos intervertebrales permiten que la columna vertebral sea flexible y actúen como amortiguadores durante las actividades cotidianas, como caminar, correr y saltar.