El prana

El prana

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Comentarios

Los antiguos yoguis comprendieron que somos mucho más que este hermoso recipiente físico. Con sus dolores y arrugas moldeadas por el tiempo, el cuerpo físico es algo con lo que nuestra cultura nos anima a identificarnos y, sin embargo, es algo que todos acabaremos perdiendo.
La práctica del yoga nos anima a liberarnos del peso de la identificación excesiva con el cuerpo físico. Además, el yoga nos pide que consideremos que no sólo somos el cuerpo físico, sino también los pensamientos y las emociones que experimentamos a diario, sino un compuesto de lo finito y lo infinito, entretejido en el tejido de muchas capas del ser. Los yoguis llamaban a estas capas koshas. (Para una visión general de tus koshas, lee esto).
Una de estas capas se llama cuerpo de prana. Es la parte de ti que es innatamente inteligente. El prana es la fuerza responsable de los procesos energéticos que preceden a los procesos físicos. Déjame darte un ejemplo: Cada noche, sin que lo pienses ni lo planees, te vas a dormir, y algo mantiene tu sangre bombeando constantemente, tus niveles de pH estables y la respiración fluyendo hacia dentro y hacia fuera. Hay literalmente millones de procesos químicos que tienen lugar todo el tiempo en tu ser, y todos ellos ocurren sin que tú lo intentes. La fuerza responsable de este milagro es el prana, una inteligencia operativa, como un impulso eléctrico (¡o un mensajero divino!) que mantiene las cosas fluyendo sin problemas.

Prana sánscrito

El prana puede ser algo difícil de entender porque no se ve. Sin embargo, se siente. A través de una conciencia más clara de lo que es y lo que no es el prana, es posible conectarse más estrechamente con la energía del prana en un sentido sentido sentido. Cuando nos conectamos con el prana, nos conectamos con el mundo que nos rodea y con nuestro verdadero yo.
Este artículo explica los contextos en los que se produce el prana -los canales del cuerpo, los chakras, en la meditación y el pranyama, y a nuestro alrededor- y explora diferentes prácticas que trabajan con el prana. Descubre meditaciones guiadas gratuitas que ayudan a sentir, equilibrar y dirigir el prana dentro de tu cuerpo a lo largo del camino.
Aunque el prana está relacionado con la respiración, no es la respiración. El prana es una energía que pulsa a través del cuerpo a lo largo de una red de canales corporales sutiles. Al igual que el sistema nervioso central, los canales del cuerpo sutil, o nadis, conectan la forma y la mente y actúan como un conducto para la energía, el prana.
Existen más de 3.000 años de referencias al prana que trascienden culturas y tradiciones espirituales. El prana es un pilar de las tradiciones hindúes, ayurvédicas, del hatha yoga y del yoga tántrico, pero hay referencias similares a la “fuerza vital” en el principio chino del chi, el antiguo ánima romano, el pneuma de la antigua Grecia, el ruh de la tradición islámica, el ruah de la tradición hebrea y el Espíritu Santo cristiano.

La vestimenta del prana

La filosofía india describe el prana fluyendo en nadis (canales), aunque los detalles varían[23] El Brhadaranyaka Upanishad (2.I.19 ) menciona 72.000 nadis en el cuerpo humano, que salen del corazón, mientras que el Katha Upanishad (6.16) dice que 101 canales irradian desde el corazón[23] El Vinashikhatantra (140-146) explica el modelo más común, a saber, que los tres nadis más importantes son el Ida, a la izquierda, el Pingala, a la derecha, y el Sushumna, en el centro, que conecta el chakra de la base con el chakra de la coronilla, permitiendo que el prana fluya por todo el cuerpo sutil[23].
Cuando la mente se agita debido a nuestras interacciones con el mundo en general, el cuerpo físico también sigue su estela. Estas agitaciones provocan violentas fluctuaciones en el flujo de prana en los nadis[24].
Muchas técnicas de pranayama están diseñadas para limpiar los nadis, permitiendo un mayor movimiento del prana. Otras técnicas pueden utilizarse para detener la respiración para el samadhi o para llevar la conciencia a zonas específicas del cuerpo sutil o físico del practicante. En el budismo tibetano, se utiliza para generar calor interno en la práctica del tummo[26][27].

Influencia del prana

El prana puede ser algo difícil de entender porque no se ve. Sin embargo, se siente. A través de una conciencia más clara de lo que es y lo que no es el prana, es posible conectarse más estrechamente con la energía del prana en un sentido sentido sentido. Cuando nos conectamos con el prana, nos conectamos con el mundo que nos rodea y con nuestro verdadero yo.
Este artículo explica los contextos en los que se produce el prana -los canales del cuerpo, los chakras, en la meditación y el pranyama, y a nuestro alrededor- y explora diferentes prácticas que trabajan con el prana. Descubre meditaciones guiadas gratuitas que ayudan a sentir, equilibrar y dirigir el prana dentro de tu cuerpo a lo largo del camino.
Aunque el prana está relacionado con la respiración, no es la respiración. El prana es una energía que pulsa a través del cuerpo a lo largo de una red de canales corporales sutiles. Al igual que el sistema nervioso central, los canales del cuerpo sutil, o nadis, conectan la forma y la mente y actúan como un conducto para la energía, el prana.
Existen más de 3.000 años de referencias al prana que trascienden culturas y tradiciones espirituales. El prana es un pilar de las tradiciones hindúes, ayurvédicas, del hatha yoga y del yoga tántrico, pero hay referencias similares a la “fuerza vital” en el principio chino del chi, el antiguo ánima romano, el pneuma de la antigua Grecia, el ruh de la tradición islámica, el ruah de la tradición hebrea y el Espíritu Santo cristiano.