Equilibrios yoga

Equilibrios yoga

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Equilibrios de brazos en el yoga

Postura del niñoEsta postura tranquilizadora es una buena posición de pausa por defecto. Puede utilizar la postura del niño para descansar y volver a concentrarse antes de continuar con la siguiente postura. Estira suavemente la parte baja de la espalda, las caderas, los muslos, las rodillas y los tobillos y relaja la columna vertebral, los hombros y el cuello.
Sé consciente: Concéntrate en relajar los músculos de la columna vertebral y la zona lumbar mientras respiras.Postura del niñoEsta debería ser tu postura preferida siempre que necesites descansar un momento durante un entrenamiento de yoga.PruébalaPerro mirando hacia abajoEl perro mirando hacia abajo fortalece los brazos, los hombros y la espalda mientras estira los isquiotibiales, las pantorrillas y los arcos de los pies. También puede ayudar a aliviar el dolor de espalda.
Ten en cuenta: Concéntrese en distribuir el peso uniformemente a través de las palmas de las manos y en levantar las caderas hacia arriba y hacia atrás, lejos de los hombros.Perro mirando hacia abajo Esta es una de las posturas de yoga más comunes.  Pruébala. La postura del tablón, un ejercicio muy común, ayuda a fortalecer el núcleo, los hombros, los brazos y las piernas.
Sé consciente de ello: Al hacer la plancha, imagine que la parte posterior del cuello y la columna vertebral se alargan. Esta postura común puede fortalecer el núcleo, los hombros, los brazos y las piernas. Es una buena postura para aprender si quieres trabajar en posturas más avanzadas, como los equilibrios de brazos o las inversiones.

Equilibrios yoga en línea

El conocimiento de los cinco elementos permite a una persona comprender las leyes de la naturaleza y utilizarlas para conseguir mayor salud, poder, conocimiento, sabiduría y felicidad. El equilibrio del espacio, el aire, el fuego, el agua y la tierra dentro del cuerpo puede regularse continuamente, a través de los alimentos que ingerimos y de la práctica regular del yoga.
Cada uno de los cinco elementos tiene una naturaleza inherente y, por lo tanto, comparte una determinada relación con los demás elementos también. Estas relaciones forman las leyes de la naturaleza. Algunos elementos son enemigos naturales, mientras que otros se complementan, es decir, se nutren mutuamente. Por ejemplo, el fuego y el agua se disminuyen mutuamente. Demasiado fuego en el cuerpo crea inflamación, mientras que demasiada Agua amortigua el Fuego y causa indigestión. La Tierra y el Agua se aman mutuamente y el Aire y el Fuego se aumentan mutuamente.
El fuego es un poderoso limpiador que quema las toxinas y las impurezas, manteniendo a raya las enfermedades. Es la fuente de calor, poder y determinación. Representa el plexo solar en nuestro cuerpo, el chakra de la región abdominal. El fuego biológico se encarga de regular la temperatura corporal y el metabolismo. Una digestión sana es esencial, no sólo para los alimentos que ingerimos, sino también para las experiencias que absorbemos.

Posturas de yoga de pie

Párese en Tadasana (Postura de la montaña), exhale y pliéguese hacia adelante hasta Uttanasana. Desde la Uttanasana, exhale y retroceda el pie izquierdo hasta una posición de embestida alta. La rodilla derecha debe estar más o menos en ángulo recto. Coloca la línea media de tu torso (desde el pubis hasta el esternón) sobre la línea media del muslo derecho (desde la rodilla hasta el pliegue de la cadera) y lleva tus manos a la rodilla derecha, la mano derecha a la rodilla exterior, la mano izquierda a la interior. Aprieta la rodilla con las manos, levanta ligeramente el torso y, con una exhalación, gíralo ligeramente hacia la derecha.
Ahora, desde la posición de embestida, estira los brazos hacia delante, paralelos al suelo y paralelos entre sí, con las palmas de las manos enfrentadas. Exhale y presione la cabeza del hueso del muslo derecho hacia atrás y presione el talón activamente contra el suelo. Sincronice el enderezamiento de la pierna delantera y la elevación de la pierna trasera. Al levantar la pierna de atrás, resista presionando el coxis hacia la pelvis.
Normalmente los estudiantes suben a Virabhadrasana III lanzando el torso hacia adelante. Esto tiende a desplazar el peso del cuerpo hacia la bola del pie delantero y a desequilibrar la posición. No permita que el torso se incline hacia adelante cuando se mueva a la posición; en su lugar, al enderezar la rodilla delantera, piense en presionar la cabeza del hueso del muslo hacia atrás. Esto centra el fémur en la articulación de la cadera, fija el talón en el suelo y estabiliza la posición.

Ver más

Cuando te caes, ya sea cuando te caes de una postura en la esterilla o en la vida cotidiana, la clave para evitar lesiones es la rapidez de reacción. Es importante que tu cuerpo tenga la capacidad de reaccionar con rapidez para atraparte en medio de la caída o para agarrar a un niño y evitar que se caiga, por ejemplo. Aunque las caídas pueden tener consecuencias más graves más adelante en la vida, a cualquier edad y nivel de actividad, los componentes de la aptitud motriz del equilibrio, la agilidad, la velocidad, la coordinación y la potencia son vitales para la vida diaria funcional y óptimos para el rendimiento deportivo.
Cuando pensamos en el equilibrio, a menudo nos imaginamos sosteniendo una pintoresca Media Luna o la Postura del Árbol, pero las caídas no suelen producirse cuando se está quieto o en un estado o postura estable, sino más bien cuando se está en movimiento, en transición o en ajuste. La clave para desarrollar el equilibrio, la coordinación y prevenir las lesiones por caídas a medida que envejecemos está en dominar las transiciones y desarrollar la potencia.
En colaboración con la Universidad de Miami, hemos estudiado los patrones de utilización de los músculos en las diferentes posturas de yoga. Hemos aprendido qué músculos se utilizan realmente y cuán activos están durante cada postura. Por ejemplo, en el estudio de electromiografía (EMG), que registra la actividad eléctrica producida por los músculos esqueléticos, cuanto más se activan los dedos de los pies en las posturas de pie, mayor es la actividad de los músculos de la parte inferior de la pierna, por lo que se dirige a los músculos primarios del equilibrio. Como resultado de este tipo de datos y de la innovación, creamos una secuencia científicamente probada para aumentar el equilibrio y prevenir las caídas.