Fascia superficial

Fascia superficial

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Localización de la fascia superficial

M. F. Abu-Hijleh.Derechos y permisosImpresiones y permisosAcerca de este artículoCite este artículoAbu-Hijleh, M.F., Roshier, A.L., Al-Shboul, Q. et al. The membranous layer of superficial fascia: evidence for its widespread distribution in the body.
Surg Radiol Anat 28, 606-619 (2006). https://doi.org/10.1007/s00276-006-0142-8Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Anatomía de la fascia superficial

Este tejido conectivo fibroso interpenetra y rodea los músculos, huesos, nervios y vasos sanguíneos del cuerpo. Proporciona conexión y comunicación en forma de aponeurosis, ligamentos, tendones, retináculos, cápsulas articulares y tabiques. La fascia profunda envuelve todo el hueso (periostio y endostio); el cartílago (pericondrio) y los vasos sanguíneos (túnica externa) y se especializa en los músculos (epimisio, perimisio y endomisio) y los nervios (epineuro, perineuro y endoneuro). La alta densidad de fibras de colágeno confiere a la fascia profunda su resistencia e integridad. La cantidad de fibras de elastina determina el grado de extensibilidad y resistencia que tendrá[1].
La fascia profunda es menos extensible que la superficial. Es esencialmente avascular,[2] pero está ricamente inervada con receptores sensoriales que informan de la presencia de dolor (nociceptores); del cambio en el movimiento (propioceptores); del cambio en la presión y la vibración (mecanorreceptores); del cambio en el medio químico (quimiorreceptores); y de la fluctuación de la temperatura (termorreceptores)[3][4] La fascia profunda es capaz de responder a la entrada sensorial contrayéndose; relajándose; o añadiendo, reduciendo o cambiando su composición mediante el proceso de remodelación fascial[5].

Fascia profunda

Una fascia (/ˈfæʃ(i)ə/; plural fasciae /ˈfæʃii/; adjetivo fascial; del latín: “banda”) es una banda o lámina de tejido conectivo, principalmente colágeno, bajo la piel que une, estabiliza, encierra y separa los músculos y otros órganos internos. [1] La fascia se clasifica por capas, como fascia superficial, fascia profunda y fascia visceral o parietal, o por su función y localización anatómica.
Al igual que los ligamentos, las aponeurosis y los tendones, la fascia está formada por tejido conectivo fibroso que contiene haces de fibras de colágeno estrechamente empaquetados y orientados en un patrón ondulado paralelo a la dirección de tracción. La fascia es, por tanto, flexible y capaz de resistir grandes fuerzas de tensión unidireccionales hasta que el patrón ondulado de las fibras se haya enderezado por la fuerza de tracción. Estas fibras de colágeno son producidas por los fibroblastos situados en el interior de la fascia[1].
Las fascias son similares a los ligamentos y los tendones, ya que su componente principal es el colágeno. Se diferencian en su ubicación y función: los ligamentos unen un hueso con otro, los tendones unen un músculo con un hueso y las fascias rodean los músculos y otras estructuras.

Función de la fascia superficial

La fascia lata es la fascia profunda del muslo. Encierra los músculos del muslo y forma el límite exterior de los compartimentos fasciales del muslo, que están separados internamente por septos intermusculares. La fascia lata está engrosada en su parte lateral, donde forma el tracto iliotibial, una estructura que se dirige a la tibia y sirve de lugar de unión muscular[1].
La fascia lata es un revestimiento para todo el muslo, pero su grosor varía en diferentes partes. Es más gruesa en la parte superior y lateral del muslo, donde recibe una expansión fibrosa del glúteo mayor, y donde el tensor de la fascia lata se inserta entre sus capas; es muy fina por detrás y en la parte superior y medial, donde cubre los músculos aductores, y de nuevo se hace más fuerte alrededor de la rodilla, recibiendo expansiones fibrosas del tendón del bíceps femoral lateralmente, del sartorio medialmente, y del cuádriceps femoral por delante.
La fascia lata rodea al músculo tensor de la fascia lata. Es una vaina fibrosa que rodea el muslo por vía subcutánea. Esta envoltura del músculo permite que los músculos estén fuertemente unidos[cita requerida].