Hacer la cobra

Hacer la cobra

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Cobra de la india

La cobra de la India (Naja naja), también conocida como cobra de anteojos, cobra asiática o cobra binocelada, es una especie del género Naja que se encuentra en la India, Pakistán, Bangladesh, Sri Lanka, Nepal y Bután, y forma parte de las “cuatro grandes” especies que causan la mayor parte de las mordeduras de serpiente a los seres humanos en la India[4][5] Es distinta de la cobra real, que pertenece al género monotípico Ophiophagus. La cobra india es venerada en la mitología y la cultura indias, y a menudo se la ve con encantadores de serpientes. Actualmente está protegida en la India por la Ley de Protección de la Vida Silvestre (1972).
La cobra india está clasificada en el género Naja de la familia Elapidae. El género fue descrito por primera vez por Josephus Nicolaus Laurenti en 1768[7] La especie Naja naja fue descrita por primera vez por el médico, zoólogo y botánico sueco Carl Linnaeus en 1758[2][8] El género Naja se dividió en varios subgéneros en función de varios factores, como la morfología, la dieta y el hábitat. Naja naja forma parte del subgénero Naja, junto con todas las demás especies de cobras asiáticas, incluyendo Naja kaouthia, Naja siamensis, Naja sputatrix, y el resto.

Ver más

La empresa fue fundada en 1973 por Thomas L. Crow, ganador del campeonato australiano de golf amateur de 1961. Se inspiró en la idea de que los golfistas de Estados Unidos solían comprar palos por capricho, con la esperanza de que pudieran mejorar su juego[2]. Cobra produjo uno de los primeros palos utilitarios, el “Baffler” -introducido en 1980- mucho antes de que se popularizara el uso de este tipo de palos. Cobra se dedicó al golfista medio, especialmente a las damas y a las personas mayores[3], lo que hace comprensible que sea también el primer fabricante de palos estadounidense en vender maderas y hierros con varilla de grafito, conocidos por ser palos más ligeros[4]. En cinco años, Cobra Golf vendía anualmente unos 4,5 millones de dólares en estos palos[2].
En 1994 los hierros de gran tamaño King Cobra se convirtieron en los más vendidos en el mundo del golf, lo que convirtió a Cobra en sinónimo de hierros de gran tamaño. La empresa fue adquirida en 1996 por American Brands Inc. (posteriormente conocida como Fortune Brands) y fue agrupada bajo el paraguas de Acushnet Company junto con las otras marcas de golf de la compañía, Titleist, FootJoy y Pinnacle Golf. En 2010, Cobra fue adquirida por Puma SE[5].

Hacer la cobra 2020

Los mortíferos colmillos de la cobra real miden casi 0,5 pulgadas (de 8 a 10 milímetros). Como están fijados a la mandíbula superior, tienen que ser cortos. Si fueran más largos, penetrarían en el suelo de la boca. En ángulo hacia la boca de la serpiente, los colmillos ayudan a empujar a la presa en su camino hacia el estómago.
Prefieren los arroyos en bosques densos o abiertos, matorrales de bambú, zonas agrícolas adyacentes y densos manglares. Suelen permanecer cerca de los arroyos, donde la temperatura y la humedad son relativamente constantes. Pasan casi una cuarta parte de su tiempo en los árboles o arbustos.

Ver más

La cobra real (Ophiophagus hannah) es una especie de serpiente venenosa de los elápidos endémica de las selvas del sur y el sureste de Asia. Es el único miembro del género Ophiophagus y se distingue de otras cobras, sobre todo por su tamaño y el diseño de su cuello. La cobra real es la serpiente venenosa más larga del mundo, con una longitud media de 3,18 a 4 m (10,4 a 13,1 pies),[2] alcanzando un máximo de 5,85 m (19,2 pies)[3] El color de su piel varía en función del hábitat, desde el negro con rayas blancas hasta el gris pardo ininterrumpido. Se alimenta principalmente de otras serpientes, incluidas las de su propia especie. A diferencia de otras serpientes, rara vez caza vertebrados no reptiles, como roedores y lagartos.
Al igual que la mayoría de las cobras y mambas, la cobra real despliega su cuello, levanta la cabeza, resopla y sisea. A pesar de su temible reputación, la cobra real evita la confrontación con los humanos siempre que sea posible. Sin embargo, cuando se le provoca, es capaz de golpear a un objetivo a larga distancia y muy por encima del suelo. En lugar de morder y retirarse, puede mantener su mordedura e inyectar una gran cantidad de veneno, lo que constituye una emergencia médica[4][5].