Hipertonia suelo pelvico

Hipertonia suelo pelvico

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Síntomas del suelo pélvico hipertono en la mujer

¿Cuáles son algunas de las consecuencias de un suelo pélvico hiperactivo? La hiperactividad de los músculos del suelo pélvico puede provocar una serie de problemas en el suelo pélvico. Algunos de los problemas más comunes del suelo pélvico causados por músculos hiperactivos y con espasmos son: cambios en la vejiga, cambios en el intestino, cambios sexuales, etc. ¿Cómo relajar los músculos del suelo pélvico (entrenamiento descendente)? Se trata de un enfoque descendente… Se trata de entender de qué te está protegiendo el cuerpo o de comprender los hábitos poco útiles y trabajar a partir de ahí. Como fisioterapeuta de salud femenina, suelo utilizar las siguientes estrategias con mis pacientes:

Síntomas de suelo pélvico hipertónico en el hombre

El suelo pélvico representa la unidad neuromuscular que proporciona soporte y control funcional a las vísceras pélvicas. Su integridad, tanto anatómica como funcional, es la clave en algunas de las funciones básicas de la vida: almacenamiento de orina y heces, evacuación de orina y heces, soporte de los órganos pélvicos y función sexual. Cuando esta integridad se ve comprometida, los resultados conducen a muchos de los problemas que ven los médicos. La disfunción del suelo pélvico puede implicar debilidad y dar lugar a incontinencia de esfuerzo, incontinencia fecal y prolapso de órganos pélvicos. La disfunción del suelo pélvico también puede implicar el desarrollo de músculos hipertónicos y disfuncionales. En este artículo se analiza la fisiopatología de los trastornos hipertónicos que suelen provocar problemas de eliminación, dolor pélvico crónico y trastornos vesicales que incluyen síndromes de dolor vesical, retención e incontinencia. Los trastornos hipertónicos son muy comunes y a menudo no se tienen en cuenta en la evaluación y el tratamiento de los pacientes con estos problemas.

Suelo pélvico masculino hipertónico

Un suelo pélvico sano es fuerte y flexible, y puede contraerse y relajarse fácilmente. La fuerza y la flexibilidad del suelo pélvico varían de una persona a otra. Algunas personas pasan por la vida sin problemas, mientras que otras experimentan síntomas molestos porque sus músculos del suelo pélvico son demasiado débiles, demasiado tensos, demasiado inflexibles, mal coordinados o una combinación de estos.
Los problemas del suelo pélvico pueden dividirse en dos grandes categorías: Disfunción del suelo pélvico de tono bajo (debilidad del suelo pélvico) y Disfunción del suelo pélvico de tono alto (suelo pélvico doloroso y tenso). Existen medidas concretas que puedes tomar para prevenir o tratar cualquiera de los dos tipos de problemas.
La disfunción del suelo pélvico de tono bajo se produce cuando el suelo pélvico se debilita por desuso, se daña por una intervención quirúrgica o se estira sin reacondicionarse poco después. Los músculos se vuelven demasiado débiles para sostener suficientemente los órganos pélvicos y retener la orina y las heces. Los orgasmos se sienten más pequeños o más cortos, y los músculos se cansan más fácilmente.
Aprender a hacer los ejercicios de Kegel ayudará a tratar los síntomas de un suelo pélvico débil, a prevenir su aparición en el futuro y a aumentar la intensidad del orgasmo. Estos ejercicios, llamados de Kegel por el médico que los desarrolló, aumentan la fuerza de los músculos del suelo pélvico contrayéndolos y relajándolos intencionadamente en una serie de repeticiones.

Medicación para el suelo pélvico hipertónico

A menudo se nos dice que debemos apretar y tensar los músculos del suelo pélvico, pero en algunos casos puede ser un consejo equivocado. Este mes hablaremos de la hiperactividad de los músculos del suelo pélvico, que puede provocar dolor pélvico. ¿Sabías que el dolor pélvico afecta a 1 de cada 5 mujeres (Fall et al, 2010) y a 1 de cada 12 (Ferris et al, 2010) hombres? ¡Eso es tan común como el dolor de hombros!
Es esencial enseñar a los músculos pélvicos a relajarse por completo antes de poder obtener un rango completo y fortalecer todas las fibras musculares. Si se aprietan y se tensan los MFP demasiado pronto, ¡podría aumentar la tensión!
Estiramiento en la mesa: coloque las manos en la pared, los pies un poco más anchos que las caderas y los dedos de los pies ligeramente girados hacia dentro. Piensa en hacer rodar los huesos de la cintura hacia arriba y siente cómo se estiran. Respira en el suelo pélvico/perineo durante 60 segundos. Si los isquiotibiales están tensos y limitan tu capacidad para abrir los huesos de la cintura, puedes doblar ligeramente las rodillas.
Acude a un fisioterapeuta de la Clínica Pélvica de Sydney, que podrá examinarte para comprobarlo. Para una evaluación más precisa, esto implicará un examen vaginal y/o rectal para las mujeres, o un examen rectal para los hombres. Su fisioterapeuta podrá entonces determinar si sus MFP son realmente hiperactivos y si debe evitar apretarlos o apretarlos en exceso. Le ayudaremos a encontrar el plan adecuado para que recupere una salud pélvica óptima.