Invocacion a patanjali

Invocacion a patanjali

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Invocación a patanjali en sánscrito

Esta mañana hemos tenido muchos alumnos nuevos en clase, y como estábamos practicando el estilo de yoga Iyengar, he abierto la clase con la Invocación a Patanjali. Lo cual habría estado bien si hubiera seguido cantando por mi cuenta. Sin embargo, con el espíritu de aprender y compartir, intenté hacerlo al estilo Ashtanga, donde la clase repite cada línea después de que el profesor la diga. La cosa se torció a mitad de camino porque olvidé las líneas, así que seguí adelante en silencio entre algunas risas y risitas. Nota para mí: No intentes hacer cosas así sobre la marcha.
Tanto la Invocación Iyengar a Patanjali como la Invocación de Apertura Ashtanga rinden homenaje al sabio Patanjali, que codificó el yoga en los Yoga Sutras, el texto definitivo sobre la teoría y la práctica del yoga, dándonos así a todos el regalo del yoga. Así que, una vez más, en el espíritu de aprender y compartir, aquí están las invocaciones Ashtanga e Iyengar junto con una traducción de cada una.
Saludo ante Patanjali, cuya parte superior del cuerpo tiene forma humana, cuyos brazos sostienen una caracola, un disco y una espada, y que está coronado por una cobra de mil cabezas. Oh encarnación de Adisesa, mis humildes saludos a ti.

Pranamami patanjalim

El Yoga Iyengar, llamado así y desarrollado por B. K. S. Iyengar, y descrito en su exitoso libro de 1966 Light on Yoga, es una forma de yoga como ejercicio que hace hincapié en el detalle, la precisión y la alineación en la realización de las posturas de yoga (asanas).
Este estilo suele utilizar accesorios, como cinturones, bloques y mantas, como ayuda para realizar las asanas. Los accesorios permiten a los estudiantes principiantes, a los ancianos o a los que tienen limitaciones físicas realizar las asanas correctamente, minimizando el riesgo de lesiones o tensiones.
B. K. S. Iyengar aprendió el yoga de Tirumalai Krishnamacharya en el Palacio de Mysore, al igual que Pattabhi Jois; el Yoga Iyengar y el Ashtanga Vinyasa Yoga de Jois son, por tanto, ramas del mismo linaje de yoga, y comparten muchas de las mismas asanas. [2] Iyengar comenzó a enseñar el yoga como ejercicio de forma gradual, empezando con alumnos individuales como el violinista Yehudi Menuhin, a quien conoció en 1952; la fama de Menuhin ayudó a impulsar el Yoga Iyengar como marca en el mundo occidental[3].
Un hito fue la publicación del exitoso libro de Iyengar, Light on Yoga, en 1966, en el que se describen más de 200 asanas con un detalle “sin precedentes”[4] El estudioso del yoga Andrea Jain calificó el libro como “posiblemente el acontecimiento más significativo en el proceso de elaboración de la marca [Iyengar Yoga]”. Jain y otros han señalado que las afirmaciones biomédicas del libro, como la de tonificar varios órganos del cuerpo, eran atractivas para su público, pero se afirmaban directamente sin ninguna prueba de apoyo[6][7] Autoridades como el erudito del yoga Elliott Goldberg lo han descrito como la biblia del yoga moderno;[8][9] el libro ha vendido más de tres millones de copias, y ha sido traducido al menos a 23 idiomas[1][10].

Invocación a patanjali traducción

Al observar la estatua del sabio Patanjali, se ven tres espirales y media bajo el ombligo. Estas representan el pranava AUM, un símbolo místico que transmite el concepto de Dios como creador, orquestador y destructor, así como omnipresente, omnipotente y omnisciente.
AUM se compone de tres sílabas: A, U y M y por una media luna y un punto en la parte superior. Las tres espirales completas representan las sílabas y la media espiral, la media luna. También representan las tres gunas (cualidades) de prakrti, llamadas sattva, rajas y tamas (pureza, vibración e inercia).
La capucha formada por cabezas de cobra sobre la figura de Patanjali representa la seguridad y la protección que proporciona Adisesa, el rey de las serpientes del que Patanjali es una reencarnación; significa que Patanjali protege y vigila a todos los practicantes de yoga.
La forma humana significa la individualidad del hombre dotado de inteligencia para alcanzar sus objetivos mediante su propio esfuerzo. La parte inferior que se asemeja a una serpiente significa que Patanjali nos insta a movernos como una serpiente -intensa, silenciosa y rápidamente en el camino del yoga- y a ser un tirasamvegin, el último (el mejor) tipo de alumno.

Yogena

El sabio Patanjali es el autor de los Yoga Sutras, un texto clásico de filosofía del yoga que es la base de nuestra práctica. Al principio de muchas de nuestras clases, cantamos esta invocación a Patanjali para honrar la antigua tradición del yoga y su linaje.
La hija del Sr. Iyengar, Geeta, describe otra razón para recitar el canto: “Cantamos para que al principio surja ese sentimiento de santificación desde el interior, con el sentimiento de entrega de uno mismo, porque no se puede aprender nada en este mundo si no se tiene la humildad de aprender”.