Kapalabhati

Kapalabhati

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Kapalabhati kumbhaka

El aprendizaje de los ejercicios de control de la respiración yóguica es una de las partes más importantes del desarrollo de tu práctica de yoga. Llamados “pranayama” en sánscrito, estos ejercicios de respiración pueden ayudar a aportar equilibrio y profundidad a tu bienestar general. Según el antiguo texto de los Yoga Sutras, compilado por el sabio Patanjali en el año 150 a.C., el pranayama es uno de los ocho miembros clásicos del yoga. El pranayama ayuda a limpiar, equilibrar y purificar la fuerza vital esencial (llamada “prana” en sánscrito). Añadir el pranayama a tu práctica de yoga y meditación puede ayudarte a mantenerte sano de mente, cuerpo y espíritu.
Kapalabhati (también Kapalbhati) Pranayama – (kah-pah-luh-BAH-tee prah-nah-YAH-mah) – es un pranayama intermedio-tp-avanzado que consiste en exhalaciones cortas y potentes e inhalaciones pasivas. Este ejercicio es una práctica tradicional de purificación interna, o kriya, que tonifica y limpia el sistema respiratorio fomentando la liberación de toxinas y residuos. Actúa como un tónico para el sistema, refrescando y rejuveneciendo el cuerpo y la mente.

La respiración bhastrika

Últimamente se publican cada vez más estudios sobre la ciencia de la respiración, también llamada pranayama. La palabra prana significa fuerza vital y ayama significa expandir, lo que sugiere que los ejercicios de respiración pranayama expanden la fuerza vital en el cuerpo, provocando una serie de beneficios para la salud.
Por ejemplo, hace poco escribí sobre un estudio sobre la técnica de pranayama llamada bhramari o respiración zumbante, en el que se demostró que esta técnica de respiración aumenta la producción de óxido nítrico (la molécula “panacea” ganadora del Premio Noble) quince veces más que la respiración nasal normal. Curiosamente, se descubrió que la molécula panacea, el óxido nítrico, sólo se produce durante la respiración nasal, no durante la bucal.2
Kapalabhati deriva de dos palabras: kapala, que significa cráneo, y bhati, que significa iluminar. Kapalabhati está diseñado para acelerar la respiración desde los abdominales inferiores hacia el cráneo, favoreciendo el drenaje saludable de las toxinas de los linfáticos cerebrales, también conocidos como glinfáticos.
Los estudios han demostrado que el kapalabhati produce estabilidad emocional y mejora la capacidad de gestión del estrés. El aumento de la actividad parasimpática se ha relacionado con una mejor oxigenación del cerebro y el corazón, al tiempo que se mantiene un ritmo cardíaco bajo, de ahí el nombre de kapalabhati o iluminación del cráneo.1

Efectos secundarios de kapalabhati

El Pranayama Kapalabhati, también conocido como Respiración Brillante del Cráneo, es una práctica respiratoria energizante que limpia los pulmones, las fosas nasales y la mente. En sánscrito, Kapal significa “cráneo” o “frente” y bhati significa “luz”, “percepción” y “conocimiento”. Por tanto, Kapalabhati aporta ligereza y claridad a la región frontal del cerebro. Al requerir una rápida contracción y liberación del abdomen, este es un pranayama activo que se centra principalmente en la exhalación; la inhalación se produce de forma pasiva y sin esfuerzo. Kapalabhati es un equilibrio tridimensional.
Kapalabhati no debe ser practicado por mujeres embarazadas o que estén menstruando. También está contraindicado para personas con presión arterial alta o baja, enfermedades cardíacas, hernia, úlcera gástrica, epilepsia, vértigo, migrañas, hemorragias nasales importantes, desprendimiento de retina, glaucoma, antecedentes de derrame cerebral y para cualquier persona que haya sido sometida a una cirugía abdominal reciente. Si experimenta vértigo durante o después de esta práctica, por favor, interrumpa hasta que pueda consultar con un profesor de yoga cualificado.

Pronunciación de kapalabhati

El kapalabhati consiste en alternar exhalaciones cortas y explosivas con inhalaciones pasivas ligeramente más largas. Las exhalaciones son generadas por potentes contracciones del bajo vientre (entre el pubis y el ombligo), que empujan el aire fuera de los pulmones. Las inhalaciones son la respuesta a la liberación de esta contracción, que vuelve a succionar el aire hacia los pulmones.
Ahora contraiga rápidamente (o bombee sus manos con los puños) la parte inferior del vientre, empujando una ráfaga de aire hacia fuera de los pulmones. A continuación, suelte rápidamente la contracción (o las manos), de modo que el vientre “rebote” para aspirar aire hacia los pulmones. Al principio, el ritmo es lento. Repítelo de ocho a diez veces con un ciclo de exhalación-inhalación cada uno o dos segundos.
A medida que se vaya haciendo más experto en la contracción y liberación del bajo vientre, puede aumentar el ritmo a unos dos ciclos de exhalación-inhalación cada segundo. Imagina que la exhalación barre o “aclara” el revestimiento interior de tu cráneo.