Marichyasana d

Marichyasana d

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Dhanuras…

El Dr. Ronald Steiner es el fundador del método AYI. Este método une el Ashtanga Yoga tradicional con la innovadora Yogaterapia. El cuerpo y la mente se conectan entre sí y juntos crean un equilibrio armonioso. Ronald es médico deportivo, investigador…
Richard Pilnick es un gran fotógrafo que expone su obra por toda Europa y Asia. Para Richard, la fotografía es la puerta de entrada a diferentes culturas y tradiciones, es un momento capturado, un sentimiento, una emoción, una forma silenciosa de comunicación y un…

Marichyasana b

La Marichyasana D es la decimoséptima postura de la serie primaria y la duodécima postura sentada. Hay cuatro variaciones de la Marichyasana (A, B, C, D). A y B son pliegues hacia delante (pierna recta / pierna de loto), y C y D son giros (pierna recta / pierna de loto).
El hilo conductor de las posturas de Marichyasana es (1) el aflojamiento de la articulación sacroilíaca (SI) -como tal, es una postura esencial para los aspirantes a las posturas de flexión profunda de la espalda y del loto- y (2) la mejora de la movilidad de la cintura escapular al unir las manos detrás de la espalda.
A continuación se analiza la postura del lado derecho, como se muestra en la imagen. Al ser una postura asimétrica, debe repetirse en el lado izquierdo. En el Ashtanga, siempre hay que girar para mirar primero hacia la derecha; el segundo lado es para mirar hacia la izquierda. La excepción a esta regla, tradicionalmente, es Pasasana.
La Marichyasana D es la variante del medio loto, al igual que la B. Para el primer lado, la pierna izquierda se coloca en loto (o cruzada por debajo), luego se dobla la pierna derecha, en posición de cuclillas. Es importante que la pierna derecha esté en una verdadera sentadilla, soportando el peso del cuerpo. Desplazar el peso hacia adelante también permitirá que la rodilla de loto presione completamente en la tierra; si el peso está en la parte posterior de una pelvis rotada posteriormente, la rodilla de loto estará flotando independientemente de la flexibilidad.

Marichyasana a b c d

Marichyasana D – La última postura de la serie Marichyasana, al menos en la serie primaria (¡la serie avanzada tiene Marichyasana E, F, G y H!) Esta torsión es una postura difícil de realizar y puede requerir años de práctica para completarla.    La paciencia y la práctica diligente harán que aparezcan los beneficios de esta postura.    Las torsiones son asanas importantes para la salud de la columna vertebral; mantienen la columna flexible (una columna rígida es más propensa a las lesiones, ya que no puede absorber los impactos) y aportan un nuevo suministro de sangre a los nervios de la columna.    Las marichyasanas B y D ayudan a aliviar el dolor de espalda y caderas, al tiempo que abren los hombros y fortalecen el cuello.

Marichyasana c

Esta torsión es una postura difícil de realizar y puede requerir años de práctica para completarla.    La paciencia y la práctica diligente harán que se obtengan los beneficios de esta postura.    Las torsiones son asanas importantes para la salud de la columna vertebral; mantienen la columna flexible (una columna rígida es más propensa a las lesiones, ya que no puede absorber los impactos) y aportan un nuevo suministro de sangre a los nervios de la columna.    Las marichyasanas B y D ayudan a aliviar el dolor de espalda y de caderas, al tiempo que abren los hombros y fortalecen el cuello.
La Marichyasana D es una de las tres principales creadoras de fuerza y apoyo en la serie primaria; está en el corazón de la serie y es una de las posturas centrales. Toda la serie Marichyasana cura los movimientos gaseosos en el estómago y los intestinos, con lo que se eliminan las flatulencias, la indigestión y el estreñimiento y se restablece el poder digestivo. Estas asanas también benefician directamente a los riñones.