Meridianos energeticos

Meridianos energeticos

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Meridianos de acupuntura

Hace más de 5.000 años, los antiguos chinos descubrieron una energía sutil en el cuerpo que no se puede ver, sentir o encontrar con los sentidos. Las perturbaciones energéticas en los cuerpos sutiles preceden a la manifestación de patrones anormales de organización y crecimiento celular. La materia y la energía son dos manifestaciones diferentes de la misma sustancia energética primaria de la que se compone todo en el universo, incluidos nuestros cuerpos físico y sutil. La materia, que vibra a una frecuencia muy lenta, se denomina materia física. La que vibra a velocidades superiores a la de la luz se conoce como materia sutil. La materia sutil es tan real como la materia densa; su tasa vibratoria es simplemente más rápida. Se cree que dos extremos opuestos del espectro -yin, la energía de la tierra, y yang, la energía del cielo- se combinaron con los humanos para crear esta fuerza vital.
Los chinos descubrieron e identificaron doce meridianos de acupuntura por los que viaja esta energía en el cuerpo humano. Los meridianos de acupuntura son como trazos de cobre en una placa de circuito electrónico, que recorren todo el cuerpo. Reciben su nombre por la función vital asociada a ellos. Para la mayoría de los científicos occidentales, los meridianos de acupuntura parecen estructuras imaginarias porque no hay estudios anatómicos publicados sobre los meridianos en las revistas médicas ortodoxas que corroboren su existencia. Prefieren creer que las vías nerviosas constituyen el verdadero mecanismo de la terapia de acupuntura.  Los meridianos son las vías del poder energético positivo y negativo, que lleva a cabo parte de la comunicación entre las distintas partes del ser humano.

Meridianos energeticos 2020

Los meridianos no son estructuras anatómicas reales: los científicos no han encontrado ninguna prueba que respalde su existencia[2] Los principales defensores de su existencia no han llegado a ningún consenso sobre cómo podrían funcionar o probarse en un contexto científico.
Esta sección necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado. (Octubre de 2020) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
La red de meridianos suele dividirse en dos categorías, los jingmai (經脈) o canales de meridianos y los luomai (絡脈) o vasos asociados (a veces llamados “colaterales”). Los jingmai contienen los 12 meridianos tendinomusculares, los 12 meridianos divergentes, los 12 meridianos principales, los ocho vasos extraordinarios, así como el canal Huato, un conjunto de puntos bilaterales en la parte baja de la espalda cuyo descubrimiento se atribuye al antiguo médico Hua Tuo. Los colaterales contienen 15 arterias principales que conectan los 12 meridianos principales de diversas maneras, además de la interacción con sus órganos internos asociados y otras estructuras internas relacionadas. El sistema de colaterales también incorpora una extensión ramificada de vasos capilares que se extienden por todo el cuerpo, concretamente en las 12 regiones cutáneas, además de emanar de cada punto de los meridianos principales. Si se cuenta el número de puntos únicos de cada meridiano, el total asciende a 361, que coincide con el número de días de un año, en el sistema del calendario lunar. Hay que tener en cuenta que este método no tiene en cuenta que la mayor parte de los puntos de acupuntura son bilaterales, por lo que el total real es de 670.

Carta de los 12 meridianos

Además de la salud física, existe un vínculo demostrable entre los meridianos y nuestro bienestar emocional. La terapia de masaje de meridianos y la acupresión restablecen nuestro equilibrio esencial y promueven la buena salud.
Es posible que haya oído hablar de esto en un contexto sanitario, holístico o médico, pero ¿qué son realmente las líneas de los meridianos del cuerpo? En pocas palabras, son la red energética del cuerpo; las líneas son los canales por los que fluye nuestra energía, transportando así dicha energía por todo el cuerpo.
Nuestra energía vital -también conocida como Chi o Qi- distribuida por estos canales no es exactamente un sistema físico como el sistema circulatorio, se entiende mejor como un proceso en oposición a una estructura. Este proceso es estudiado por los profesionales de la medicina china con la misma atención que un médico occidental tendría que estudiar la anatomía del cuerpo humano.
Cualquier bloqueo en este sistema puede ser causado por el estrés, la mala alimentación, el abuso de drogas o alcohol, lesiones, traumas, etc. y puede estar relacionado con la causa de todos los problemas de salud. Se cree firmemente que este flujo de energía condiciona nuestra existencia en general; cómo pensamos, cómo sentimos, cómo se mueve nuestro cuerpo. Todo.

Meridiano de pulmón

La medicina tradicional china (MTC) es un sistema que parece bastante extraño para muchos en el mundo occidental. Sin embargo, este sistema médico existe desde hace más de 3.500 años, en comparación con el sistema médico occidental, que existe desde el siglo XIX. Uno de los conceptos de la MTC es el de los meridianos o vías energéticas. Este artículo explorará este concepto un poco más profundamente.
¿Qué es un meridiano? Esto es algo que todo estudiante de acupuntura se pregunta cuando comienza su formación. La definición más sencilla es que un meridiano es una carretera energética en el cuerpo humano. Los meridianos permiten que el flujo de energía, conocido como Qi (pronunciado “chee”), circule por todo el cuerpo. Los meridianos existen en pares correspondientes y cada meridiano tiene múltiples puntos de acupuntura a lo largo del camino. Aunque es tentador pensar en los meridianos del cuerpo de la misma manera que pensamos en el sistema circulatorio, esto sería incorrecto. Según la MTC, las vías de los meridianos son responsables de la “distribución” de las sustancias por todo el cuerpo, pero físicamente, los meridianos aún no han sido identificados. Por lo tanto, es más lógico considerar el sistema de meridianos como una red de distribución energética.