Mysore yoga

Mysore yoga

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Mysore yoga austin

Una clase de Mysore proporciona una rara oportunidad para la concentración tranquila y la meditación en movimiento.    La sala es en gran parte silenciosa, excepto por el ritmo vaporoso de la respiración que llena el espacio como las olas del océano.    Como estudiante se espera que mantengas la concentración y la austeridad de la sala guardando silencio.    Si necesitas hablar con otro estudiante, hazlo en la zona de entrada. Si tienes un teléfono móvil, mantenlo en silencio.    Si necesitas hablar con el instructor, mantén una conversación mínima y al grano.    Si tienes una lesión o un problema de práctica, habla con el profesor antes de empezar.  Puedes dar las gracias a tu profesor al final, no es necesario que interrumpas tu flujo para dar las gracias.    Sobre todo, no dejes de practicar para disculparte.    No “conseguir” una postura no es una ofensa y no requiere disculpas.    NUNCA queremos oír que lo sientes, a no ser que te encuentres accidentalmente con un profesor u otro alumno.      Para tu propio beneficio y el de los demás, una vez que empieces tu práctica, minimiza las distracciones permaneciendo en tu esterilla hasta que termines tu práctica.    Si necesitas pañuelos de papel, etc., intenta abastecerte antes de empezar.    Entendemos que a veces los estudiantes necesitan ir al baño, pero te animamos a que te quedes en tu esterilla todo lo que puedas.

Clases online de yoga mysore

El estilo Mysore de práctica de asanas es la forma de enseñar el yoga como ejercicio dentro de la tradición del Ashtanga Vinyasa Yoga, tal y como lo enseñó K. Pattabhi Jois en la ciudad de Mysore, al sur de la India; su fama ha convertido a esa ciudad en un centro de yoga con un importante negocio de turismo de yoga[1][2].
Este método difiere de la forma habitual de enseñar yoga. La clase no es “dirigida” en su totalidad, sino que toda la instrucción es individual dentro del entorno de la clase grupal. Los estudiantes practican su propia porción de la secuencia de asanas del Ashtanga a su propio ritmo[3] El profesor asiste a cada estudiante individualmente dándole ajustes físicos e instrucciones verbales.
En el estilo Mysore, los alumnos aprenden el orden fijo de las asanas combinando el movimiento con la respiración libre, con el sonido. Mediante el vinyasa, hay una continuidad a través de la respiración de una asana a la siguiente, de modo que cada asana se construye a partir de la anterior.
A cada alumno se le asigna una rutina de yoga según su capacidad. Los estudiantes más nuevos y principiantes tienden a tener una práctica mucho más corta que los que tienen más experiencia. A medida que uno gana más fuerza, resistencia, flexibilidad y concentración, se le dan asanas adicionales. El sentido de la palabra “dado” en este contexto viene de cómo se enseña la práctica en la India, donde una práctica de yoga es algo que un profesor da a un estudiante como práctica espiritual. En Occidente, la gente está acostumbrada a aprender muchas asanas de una sola vez, como en una típica clase moderna de yoga “dirigida”[4].

Ashtanga mysore yoga

Una clase de Ashtanga Yoga estilo Mysore es una clase de auto-práctica asistida. En estas clases todos nuestros estudiantes están trabajando en la misma secuencia de posturas pero su práctica se adapta a donde cada uno se encuentra. Los estudiantes trabajan a través de su propia práctica guiados y apoyados por un profesor experimentado.Su profesor sugerirá formas de trabajar con las posturas que son más útiles para usted. Los profesores del estilo Mysore son antiguos practicantes de Ashtanga con muchos años de experiencia en la práctica de esas mismas posturas y con la ayuda y el apoyo de sus propios profesores. Cada postura sienta las bases para lo que viene después y se construye sobre lo que viene antes.
El formato es siempre el mismo, independientemente de la experiencia del practicante. Empezar con el Surya Namaskar A y B (saludos al sol) es la base de tu práctica. Las posturas de pie te ayudan a encontrar la base y el equilibrio, así como a desarrollar la fuerza y la flexibilidad. Las posturas sentadas de la Serie Primaria desarrollan la flexibilidad, la fuerza, la comprensión de las técnicas y la confianza. David Keil, de Yoganatomía, explica: “Desde el punto de vista anatómico, la serie primaria hace hincapié en la rotación externa de la cadera, la inclinación anterior de la pelvis y el aumento de la longitud de la parte posterior del cuerpo en general. El movimiento de toda la serie primaria también requiere estabilidad y fuerza en la cintura escapular para poder repetir los vinyasas que vienen entre cada lado de la postura y las posturas en sí mismas”. Se trabaja principalmente en la rotación externa de las caderas, la toma de conciencia del movimiento de la pelvis, la creación de espacio en la parte posterior del cuerpo y el desarrollo de la estabilidad/movilidad de los hombros, todo ello como preparación para la intensidad de la flexión de la espalda. También se reconocen y deshacen los patrones de movimiento y comportamiento para poder empezar a trabajar a un nivel más profundo al sentarse para la práctica de pranayama y para la meditación, y trabajar el cuerpo a través de los niveles más profundos que siguen en las series de posturas de Ashtanga.

Posturas de yoga mysore

El estilo Mysore de práctica de asanas es la forma de enseñar el yoga como ejercicio dentro de la tradición del Ashtanga Vinyasa Yoga, tal y como lo enseñó K. Pattabhi Jois en la ciudad de Mysore, en el sur de la India; su fama ha convertido a esa ciudad en un centro de yoga con un importante negocio de turismo de yoga[1][2].
Este método difiere de la forma habitual de enseñar yoga. La clase no es “dirigida” en su totalidad, sino que toda la instrucción es individual dentro del entorno de la clase grupal. Los estudiantes practican su propia porción de la secuencia de asanas del Ashtanga a su propio ritmo[3] El profesor asiste a cada estudiante individualmente dándole ajustes físicos e instrucciones verbales.
En el estilo Mysore, los alumnos aprenden el orden fijo de las asanas combinando el movimiento con la respiración libre, con el sonido. Mediante el vinyasa, hay una continuidad a través de la respiración de una asana a la siguiente, de modo que cada asana se construye a partir de la anterior.
A cada alumno se le asigna una rutina de yoga según su capacidad. Los estudiantes más nuevos y principiantes tienden a tener una práctica mucho más corta que los que tienen más experiencia. A medida que uno gana más fuerza, resistencia, flexibilidad y concentración, se le dan asanas adicionales. El sentido de la palabra “dado” en este contexto viene de cómo se enseña la práctica en la India, donde una práctica de yoga es algo que un profesor da a un estudiante como práctica espiritual. En Occidente, la gente está acostumbrada a aprender muchas asanas de una sola vez, como en una típica clase moderna de yoga “dirigida”[4].