Omóplatos

Omóplatos

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Dolor en el omóplato

Tener dolor debajo o cerca del omóplato -el hueso triangular que forma la parte posterior del hombro- puede limitar los movimientos del brazo e interferir en las actividades diarias. Este dolor puede ser desde agudo o quemante, como el que se produce entre la columna vertebral y el omóplato, hasta sensible o doloroso en el hombro o la parte superior de la espalda. A continuación se comentan algunas de las posibles causas de este dolor.
Estar sentado durante mucho tiempo con una mala postura puede hacer que la columna vertebral sufra cambios estructurales que acaben provocando dolor debajo del omóplato. Encorvar la espalda, inclinar la cabeza hacia abajo o sentarse hacia un lado -por ejemplo, cuando se trabaja detrás de un escritorio o se lee desde un teléfono móvil- puede debilitar los músculos y ejercer presión sobre los discos, músculos y ligamentos de la columna vertebral. Este desequilibrio rutinario puede contribuir al dolor de la parte superior de la espalda.
Levantar peso por encima de la cabeza sin la técnica adecuada puede hacer que la parte superior de la espalda y los hombros sean susceptibles de sufrir lesiones. Si levanta un objeto demasiado pesado, o si el objeto se mantiene alejado del cuerpo con la columna vertebral desalineada, puede ejercer una presión indebida sobre la parte superior de la espalda. Levantar objetos por encima de la cabeza que son demasiado pesados puede tensar los músculos o torcer los ligamentos, o potencialmente lesionar la articulación del hombro o la columna vertebral, lo que podría derivar en un dolor debajo o cerca del omóplato.

Nudos profundos en los omóplatos

EscápulaLa imagen superior es una vista anterior (desde el frente) del tórax y la cintura escapular. La imagen inferior es una vista posterior (desde atrás) del tórax (la escápula se muestra en rojo.)DetallesIdentificadoresLatinoEspátula (omo)MeSHD012540TA98A02.4.01.001TA21143FMA13394Términos anatómicos de hueso[editar en Wikidata]
En anatomía, la escápula (plural escápulas o scapula[1]), también conocida como hueso del hombro, omóplato, hueso del ala, hueso de la lanza o hueso de la hoja, es el hueso que conecta el húmero (hueso de la parte superior del brazo) con la clavícula (clavícula). Al igual que sus huesos conectados, las escápulas están emparejadas, siendo cada escápula de cada lado del cuerpo una imagen aproximada de la otra. El nombre deriva de la palabra latina clásica que significa paleta o pala pequeña, a la que se creía que se parecía.
La escápula es un hueso ancho y plano que se encuentra en la pared torácica y que sirve de fijación para tres grupos de músculos: intrínsecos, extrínsecos y estabilizadores y rotatorios. Los músculos intrínsecos de la escápula incluyen los músculos del manguito de los rotadores: el subescapular, el teres menor, el supraespinoso y el infraespinoso[3]. Estos músculos se adhieren a la superficie de la escápula y son responsables de la rotación interna y externa de la articulación del hombro, así como de la abducción del húmero.

Sensación de ardor en los omóplatos de la parte superior de la espalda

La escápula, u omóplato, es un gran hueso de forma triangular que se encuentra en la parte superior de la espalda. El hueso está rodeado y sostenido por un complejo sistema de músculos que trabajan juntos para ayudarle a mover el brazo. Si una lesión o afección hace que estos músculos se debiliten o desequilibren, puede alterar la posición de la escápula en reposo o en movimiento.
Una alteración en la posición o el movimiento de la escápula puede dificultar el movimiento del brazo, especialmente cuando se realizan actividades por encima de la cabeza, y puede hacer que el hombro se sienta débil. Una alteración también puede provocar una lesión si no se mantiene la alineación normal de la articulación del hombro.
La escápula y el brazo están conectados al cuerpo por múltiples uniones de músculos y ligamentos. La parte delantera de la escápula (acromion) también está conectada a la clavícula a través de la articulación acromioclavicular.
En la mayoría de los casos, las alteraciones de la escápula pueden verse mirando al paciente desde atrás. El borde medial (interno) del omóplato afectado parecerá más prominente que el del lado opuesto. Esta prominencia será a menudo exagerada cuando el paciente aleja el brazo del cuerpo.

Dolor bajo las costillas y los omóplatos

Tener dolor debajo o cerca del omóplato -el hueso triangular que forma la parte posterior del hombro- puede limitar los movimientos del brazo e interferir en las actividades diarias. Este dolor puede ser desde agudo o ardiente, como el que se produce entre la columna vertebral y el omóplato, hasta sensible o doloroso en el hombro o la parte superior de la espalda. A continuación se comentan algunas de las posibles causas de este dolor.
Estar sentado durante mucho tiempo con una mala postura puede hacer que la columna vertebral sufra cambios estructurales que acaben provocando dolor debajo del omóplato. Encorvar la espalda, inclinar la cabeza hacia abajo o sentarse hacia un lado -por ejemplo, cuando se trabaja detrás de un escritorio o se lee desde un teléfono móvil- puede debilitar los músculos y ejercer presión sobre los discos, músculos y ligamentos de la columna vertebral. Este desequilibrio rutinario puede contribuir al dolor de la parte superior de la espalda.
Levantar peso por encima de la cabeza sin la técnica adecuada puede hacer que la parte superior de la espalda y los hombros sean susceptibles de sufrir lesiones. Si levanta un objeto demasiado pesado, o si el objeto se mantiene alejado del cuerpo con la columna vertebral desalineada, puede ejercer una presión indebida sobre la parte superior de la espalda. Levantar objetos por encima de la cabeza que son demasiado pesados puede tensar los músculos o torcer los ligamentos, o potencialmente lesionar la articulación del hombro o la columna vertebral, lo que podría derivar en un dolor debajo o cerca del omóplato.