Parada de cabeza

Parada de cabeza

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Parada de cabeza para principiantes

La postura de la cabeza (Shirshasana) se considera a menudo el rey de todas las posturas de yoga. Aquí hay nueve razones por las que deberías hacer una todos los días, utilizando tanto pruebas científicas como anecdóticas. (Para una guía completa de cómo hacerla y sus modificaciones, asegúrate de consultar nuestro artículo completo aquí).
Las posturas de cabeza invierten el flujo de la gravedad, dejando que tu piel cuelgue en la dirección opuesta. La posición invertida de la postura de la cabeza también hace que el oxígeno fresco y el flujo sanguíneo lleguen a la cara, lo que puede crear un efecto de brillo en la piel (sin embargo, se necesita mucha más investigación).
La caída del cabello puede deberse a una mala circulación sanguínea en el cuero cabelludo, y las posturas de cabeza aumentan el flujo sanguíneo en esa zona. Aunque no hay pruebas científicas al respecto, algunos yoguis afirman que incluso devuelven las canas a su color natural.
Las posturas de cabeza pueden estimular y proporcionar sangre fresca a las glándulas pituitaria e hipotálamo. Estas glándulas son vitales para nuestro bienestar, y se consideran las glándulas maestras que regulan todas las demás glándulas del cuerpo (tiroides, pineal y suprarrenales).

Beneficios de la parada de cabeza

La parada de cabeza es una asana muy complicada que los yoguis, especialmente los principiantes, deben abordar con precaución. La realización de esta postura clásica de yoga requiere que coloques los antebrazos en el suelo y sujetes las manos detrás de la cabeza.
Cuando te sientas lo suficientemente estable o cómodo en la postura Sirsasana (parada de cabeza), puedes empezar a aprender sus diversas variaciones con las piernas. Este siguiente nivel de práctica energiza y alarga la columna vertebral, preparando adecuadamente el cuerpo para las flexiones hacia delante y hacia atrás.
Los yoguis practican toda esta clase en la posición de la cabeza. Así que prepárate para invertir y moverte a través de una secuencia muy detallada que se centra en Eka Pada y Parivrtta Eka Pada Sirsasana. El énfasis aquí está en la alineación y la precisión.
Esta es una variación de la postura tradicional de la cabeza (Sirsasana). La inversión muestra control, fuerza y belleza. El nombre Salamba Sirsasana I viene de las palabras sánscritas Salamba que significa “con apoyo”, Sirsa que significa “cabeza” y asana que significa “postura”. En inglés, esta postura también se llama Supported Headstand.

Wikipedia

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Sirsasana, o parada de cabeza de yoga, puede ser una postura energizante. También es una de las posturas más difíciles de dominar y, si se hace de forma incorrecta, puede causar lesiones graves. Esta postura requiere unos isquiotibiales largos, una columna vertebral y unos hombros flexibles y una sólida fuerza en la parte superior del cuerpo. Es importante que te asegures de estar concentrado, condicionado y de utilizar la técnica adecuada antes de intentar la postura por tu cuenta.
Cuando se hace con concentración, fuerza y cuidado, las posturas de cabeza pueden ser una parte vigorizante de tu práctica de yoga. La postura requiere habilidad y fortaleza mental. También desarrolla la fuerza de tu núcleo y desafía a todo tu cuerpo, desde los hombros hasta los dedos de los pies, ayudándote a mejorar tu equilibrio.

Parada de cabeza con pared

Confesión: Soy una editora de fitness y nunca he hecho una parada de cabeza. Sí, nunca. Hago yoga con bastante regularidad, y me gusta considerarme bien versado en la práctica: ¿Guerrero II? ¿Postura de la silla? ¿Grupo completo? Lo tienes. Pero cada vez que el instructor pide esta intimidante inversión, me paralizo. (Sí, me quedaré aquí en la postura del niño, ¡gracias!) Definitivamente tengo curiosidad por probar la parada de cabeza, después de todo, se siente como una de esas posturas que tienes que lograr para ser considerado un verdadero yogui. Pero, por alguna razón, cuando pienso en poner mi cuerpo boca abajo con tanto peso en la cabeza, me imagino partiendo mi columna vertebral por la mitad y cayendo sobre mi sudorosa esterilla de yoga. (¿Demasiado, dramático? Bueno, bienvenido a mi pesadilla).
Antes de intentar hacer la parada de cabeza… Date cuenta de que no pasa nada si la parada de cabeza no es adecuada para ti o para tu cuerpo. Hay una serie de factores que pueden interponerse en tu camino para hacer la postura que están totalmente fuera de tu control, señala Peterson.
Por ejemplo, si tienes problemas degenerativos de disco, desequilibrios estructurales en la espalda o problemas de cuello y hombros, NO HAGAS LA PARADA DE CABEZA. “Simplemente no vale la pena”. Pero incluso si nada se interpone en su camino, hay algunas cosas a tener en cuenta antes de intentar su primera parada de cabeza. Practica la alineación. Cuando se trata de pararse de cabeza, mantener la columna vertebral y el cuerpo en la posición correcta es crucial, dice Peterson. Para practicar la alineación, haz la postura de la montaña, en la que te pones de pie con los brazos levantados por encima de la cabeza y hacia las orejas “para trabajar el cuello y fortalecer los músculos”.