Parte de atras de la pierna

Parte de atras de la pierna

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Dolor de espalda y piernas covid

Si tiene dolor de piernas sin un dolor de espalda importante, puede ser difícil saber si el problema es la espalda o la cadera. La Dra. Vinita Mathew, FAAPMR, es especialista en medicina física y rehabilitación en el Centro Integrado de la Columna Vertebral de Northwestern Medicine. Aquí, el Dr. Mathew explica qué buscar y qué esperar si usted ve a su médico para el dolor de la pierna.
El dolor de piernas que proviene de la parte baja de la espalda, o de la columna lumbar, se conoce comúnmente como ciática. La ciática puede implicar dolor en las nalgas, en el muslo, en la pierna o en el pie. A menudo se asocia con entumecimiento u hormigueo, y a veces con debilidad.
Cuando la cadera se ve afectada, puede haber dolor en la ingle en el lado afectado, reducción de la amplitud de movimiento de la cadera, dolor en el muslo, dolor en la rodilla o dolor en las nalgas. El dolor no suele bajar por debajo de la rodilla, y no hay entumecimiento ni hormigueo asociados. Puede sentir más dolor al caminar o estar de pie, y el dolor mejora con el descanso. Es posible que perciba una amplitud de movimiento limitada al intentar levantarse del coche, la silla o la cama.

Dolor lumbar y debilidad en las piernas

Los síntomas de la ciática pueden ser desde infrecuentes e irritantes hasta graves y debilitantes. Los síntomas dependen de la raíz nerviosa espinal específica que esté irritada y/o comprimida en el origen del nervio ciático. Pueden verse afectadas una o varias raíces nerviosas a la vez.
Por lo general, la ciática afecta a una sola pierna a la vez y los síntomas se irradian desde la parte baja de la espalda o la nalga hasta el muslo y la pierna. La ciática puede causar dolor en la parte delantera, trasera y/o lateral del muslo y la pierna. Algunos de los síntomas más comunes de la ciática son
El dolor de ciática se produce sobre todo cuando las raíces nerviosas se irritan debido a una afección inflamatoria, como una hernia discal o un espasmo muscular pélvico. Si se comprime un nervio, los síntomas suelen ser graves y provocan una marcada debilidad y pérdida de función en la pierna.5
El tratamiento de la ciática se centra en abordar la causa de los síntomas. Es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico correcto, comprobar la posibilidad de un problema médico grave y aplicar un tratamiento eficaz.

Dolor lumbar e hinchazón de piernas y pies

La pierna humana, en el sentido general de la palabra, es todo el miembro inferior[1][2] del cuerpo humano, incluyendo el pie, el muslo e incluso la cadera o la región glútea. Sin embargo, la definición en anatomía humana se refiere únicamente a la sección de la extremidad inferior que se extiende desde la rodilla hasta el tobillo, también conocida como la cruz[3][4][5] o, especialmente en el uso no técnico, la caña[6] Las piernas se utilizan para estar de pie y para todas las formas de locomoción, incluidas las recreativas, como el baile, y constituyen una parte importante de la masa de una persona. Las piernas de las mujeres suelen tener una mayor anteversión de la cadera y ángulos tibiofemorales, pero longitudes de fémur y tibia más cortas que las de los hombres[7].
En anatomía humana, la pierna es la parte del miembro inferior que se encuentra entre la rodilla y el tobillo. El muslo se encuentra entre la cadera y la rodilla y constituye el resto de la extremidad inferior. El término miembro inferior o “extremidad inferior” se utiliza comúnmente para describir toda la pierna. Este artículo sigue en general el uso común.
La pierna desde la rodilla hasta el tobillo se denomina crus o cnemis /ˈniːmɪs/. La pantorrilla es la parte trasera, y la tibia o espinilla, junto con el peroné, más pequeño, constituyen la parte delantera de la pierna.

Dolor en las nalgas que baja por la pierna

La ciática es un dolor punzante que comienza en la parte baja de la espalda, se irradia a las nalgas y baja por la parte posterior de una pierna. El dolor suele estar causado por la presión ejercida sobre el nervio ciático por una hernia discal, espolones óseos o una distensión muscular (Fig. 1). Usted desempeña un papel importante en la prevención, el tratamiento y la recuperación del dolor de piernas. Suele mejorar con reposo, fisioterapia y otras medidas de autocuidado. El dolor crónico puede mejorarse con cirugía.
Figura 1. El nervio ciático está formado por los nervios espinales L4 a S3. Los dos nervios ciáticos recorren la pelvis y bajan por la parte posterior de cada pierna. Cada nervio se divide en un nervio peroneo y otro tibial para proporcionar la sensibilidad y el control muscular de las piernas y los pies.
El dolor ciático agudo se produce de forma repentina y suele curarse en varios días o semanas. La gravedad está directamente relacionada con la magnitud de la lesión tisular. El origen del dolor puede estar en las articulaciones de la columna vertebral, los discos, los nervios o los músculos y ligamentos.
El dolor ciático crónico persiste durante más de 3 meses y su origen puede ser difícil de determinar. El dolor crónico puede sentirse todo el tiempo o empeorar con determinadas actividades. Entre los factores que contribuyen a este dolor se encuentran las lesiones nerviosas, la cicatrización de los tejidos, la artritis o los efectos mentales del dolor. Las personas con síntomas crónicos pueden ser remitidas a un especialista en dolor (véase Tratamiento del dolor).