Pilares del diafragma

Pilares del diafragma

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

La apertura del esófago en el diafragma es opuesta

Crus del diafragmaEl diafragma. Bajo la superficie. (La crus izquierda y la crus derecha están en la parte inferior central.)+DetallesIdentificadoresLatrus sinistrum diaphragmatis, crus dextrum diaphragmatisTerminología anatómica[editar en Wikidata]
El crus del diafragma (pl. crura), se refiere a una de las dos estructuras tendinosas que se extiende por debajo del diafragma hasta la columna vertebral. Hay una crus derecha y una crus izquierda, que juntas forman una correa de sujeción para la contracción muscular. Toman su nombre de su aspecto en forma de pierna, ya que crus significa pierna en latín.
Las cruras se originan en la parte delantera de los cuerpos y del fibrocartílago intervertebral de las vértebras lumbares. Son tendinosas y se mezclan con el ligamento longitudinal anterior de la columna vertebral.
Los márgenes tendinosos mediales de la crura pasan en sentido anterior y medial, y se unen en la línea media para formar un arco que atraviesa la parte delantera de la aorta, conocido como ligamento arcuato medio; este arco suele estar mal definido. La zona situada detrás de este arco se conoce como hiato aórtico.

Ligamentos arcuatos del diafragma

El diafragma, el músculo más importante de la respiración, separa el tórax y el abdomen. Puede lesionarse de forma aislada o estar involucrado con una lesión en cualquiera de las dos cavidades corporales, y la preocupación más difícil es la identificación de la lesión. Inicialmente, la lesión puede ser asintomática, pero más tarde se produce una hernia y una estrangulación del estómago u otras vísceras.
La rotura traumática del diafragma fue descrita por primera vez por Sennertus en 1541, y Ambroise Paré fue el primero en informar de una serie de perforaciones diafragmáticas encontradas en la autopsia.1 Paré también describió la incarceración gástrica y colónica en una rotura del diafragma y sus consecuencias.2 El diagnóstico fue realizado por primera vez ante mortem por Bowditch en 1853,3 y no fue hasta 1886 cuando se atribuyó a Riolfi la primera reparación con éxito.4 La primera reparación aguda realizada por Walker en 1899 fue en un paciente que había sido golpeado por la caída de un árbol.5 La mayor revisión temprana de 378 hernias diafragmáticas fue realizada por Hedblom en 1925.4
El diafragma es un tabique musculofibroso en forma de cúpula que separa el abdomen del tórax. Está delimitado por encima por los dos espacios pleurales y el pericardio, que está unido al tendón central. Las estructuras inmediatamente adyacentes a la parte inferior del diafragma son el hígado, el bazo, el estómago y, en mayor o menor medida, el colon, el epiplón y el intestino delgado. El origen del diafragma incluye la parte inferior del esternón, los seis cartílagos costales inferiores y las costillas adyacentes, y los arcos lumbocostales medial y lateral. Los crura, dos pilares tendinosos, surgen de las vértebras lumbares. La inserción del diafragma es en el tendón central, una aponeurosis, situada en la parte superior de la cúpula, orientada transversalmente, y separada en tres segmentos. En reposo, el diafragma se eleva hasta el nivel del cuarto espacio intercostal a la derecha y del quinto espacio intercostal a la izquierda. En la contracción máxima, el diafragma desciende dos espacios costales bilateralmente. La aorta pasa por detrás del diafragma y entre las cruras, donde no tiene ninguna fijación. Junto con la aorta, el conducto torácico y la vena ácigos pasan por esta abertura. El esófago atraviesa el hiato esofágico compuesto en su mayor parte por la crus derecha junto con los nervios vagos. La vena cava inferior pasa por su hiato en la unión de las valvas derecha y media del tendón central al que puede estar adherida (Fig. 28-1).

Músculo del diafragma

Si están presentes los dos pilares del diafragma, el inspector de triquinas deberá cortar, de cada uno de los ejemplares citados, tomados de una canal entera, siete trozos del tamaño de un grano de avena, lo que hará un total de 14; si sólo está presente un pilar del diafragma,
en diferentes lugares y, si es posible, desde la transición hasta la parte tendinosa; a continuación, deberá comprimirlos entre las placas de vidrio de tal manera que la impresión normal pueda leerse claramente a través de la preparación de la diapositiva.
Acoge con satisfacción el desarrollo del método abierto de coordinación según el método de Luxemburgo; subraya el probable efecto innovador del método abierto de coordinación; constata que este enfoque se ajusta al espíritu del principio de subsidiariedad y salvaguarda la diversidad en los Estados miembros, garantizando al mismo tiempo el cumplimiento de los objetivos de la Unión; espera que, en lo que respecta a la política de empleo, este método se refuerce y se concrete mediante objetivos cuantitativos y cualitativos comunes en materia de política de empleo; acoge con satisfacción la decisión del Consejo de Empleo y Asuntos Sociales en relación con la exclusión social, y espera que esta

Diagrama del diafragma

Recientemente leí esta excelente revisión de investigación titulada Conexiones anatómicas del diafragma: Influencia de la respiración en el sistema corporal, de Bruno Bordoni y Emiliano Zanier en el Journal of Multidisciplinary Healthcare (2013).    Aunque desde hace mucho tiempo tengo la creencia de que el diafragma tiene una influencia significativa en muchos aspectos de nuestras funciones corporales, este artículo hace un muy buen trabajo de destacar y correlacionar varias de estas observaciones clínicamente.    Pensé en destacar algunas de las piezas más interesantes.
Para terminar, haga que el control del diafragma y los trastornos del patrón respiratorio formen parte de sus estrategias de intervención habituales, tanto en respuesta como en entrenamiento para reducir la propensión a los problemas en el futuro.