Posicion del loto

Posicion del loto

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

La postura del medio loto

La Postura del Loto es quizás la postura de yoga más reconocida hoy en día, incluso por personas que no practican yoga. Muchos la consideran la postura de yoga “clásica”. El loto se utiliza a menudo para la meditación, y muchas clases de yoga comienzan o terminan con esta postura. Sin embargo, la Postura del Loto es una postura avanzada que no es adecuada para aquellos que son nuevos en el yoga. Asegúrate de probar otras posturas sentadas, como la Postura Fácil (Sukhasana), si eres principiante o si tienes menos flexibilidad en la parte inferior del cuerpo.
La palabra sánscrita para esta postura, “Padmasana”, recibe su nombre de la flor de loto o “padma”. En la postura completa, las piernas se convierten en los pétalos de una flor de loto, que se abren suavemente.
La postura del loto es conocida tradicionalmente por calmar la mente y preparar al practicante para la meditación profunda. También estira las rodillas, los tobillos y las caderas, y fortalece la columna vertebral y la parte superior de la espalda. Esta postura también aumenta la circulación en la columna vertebral y la pelvis, lo que puede ayudar a aliviar las molestias menstruales y el malestar en los órganos reproductores femeninos.

Postura de yoga posición de loto

Veo a muchos estudiantes ansiosos por “conseguir” esta postura y me gusta recordarles que es “sólo una postura” y que uno puede vivir una vida feliz y saludable y tener una gran práctica de yoga sin hacer nunca esta postura. Así que me gustaría compartir algunos pensamientos sobre esta postura, mi experiencia con ella y lo que veo en los estudiantes.
Algunos cuerpos pueden hacer esta postura muy fácilmente – sean yoguis o no.    Una amiga del yoga me contó que de pequeña se ponía las piernas detrás de la cabeza para beber té. Claro, para ella sentarse en loto nunca fue un problema. Para muchos de nosotros simplemente no es el caso. La tensión en los rotadores externos de las caderas, los aductores, los glúteos, los isquiotibiales, los tobillos y los músculos de la espalda pueden ser limitantes. Si te sientes impulsado a hacer esta postura, la primera pregunta que me haría es ¿por qué? Si tienes una buena razón o simplemente quieres marcarte un objetivo, es estupendo.    Pero sé inteligente al respecto y estate dispuesto a hacer el trabajo para preparar tu cuerpo para hacerlo con seguridad.
En qué consiste el trabajo.    Esta es mi experiencia. Después de practicar yoga durante más de 10 años, incluyendo muchos abridores de cadera, ocasionalmente podía ponerme en la postura. Era cómodo – ¡NO! Sentía mucha tensión alrededor de las rodillas y mi instinto me decía que no debía hacerla. Así que lo dejé pasar… el loto no era para mí y practiqué el no apego.

Dolor de rodilla posición de loto

Llamada así por la flor de loto, la posición Padmasana es un ejercicio de yoga de fuerza diseñado para abrir las caderas y crear flexibilidad en los tobillos y las rodillas. Espiritualmente, la posición del loto es tranquila, silenciosa y fomenta la contemplación. Como ejercicio físico, estimula los nervios de las piernas y los muslos, y tonifica los órganos abdominales, la columna vertebral y la parte superior de la espalda. La postura simboliza visualmente un triángulo o una pirámide que, según se dice, aprovecha la energía vital -conocimiento, voluntad y acción- o la energía mística de la práctica del yoga de poder. Una de las posturas más reconocidas del yoga (a menudo vemos a Buda en esta posición), es en realidad una postura avanzada que no suele ser adecuada para los principiantes.
Resumen del artículoLa posición del loto es una postura de yoga avanzada que tiene como objetivo abrir las caderas y crear flexibilidad en los tobillos y las rodillas. Para preparar tu cuerpo para esta desafiante posición, siéntate con las piernas cruzadas y las rodillas cerca del suelo. También puedes sentarte con las rodillas dobladas y las plantas de los pies juntas para calentar las caderas y las rodillas. Antes de intentar abordar el loto completo, empieza con el medio loto. Empieza por sentarte con la columna vertebral recta y las piernas extendidas hacia delante. Dobla con cuidado la pierna derecha a la altura de la rodilla y levanta el pie derecho para colocarlo sobre el muslo izquierdo. Mantén el equilibrio mientras doblas la pierna izquierda y la colocas debajo de la derecha. Después de unos minutos respirando profundamente, cambia de lado. Cuando estés preparado para probar el loto completo, dobla la rodilla derecha hacia el pecho y apoya el pie cerca del pliegue de la cadera izquierda, y haz lo mismo con la pierna izquierda. Para aprender a hacer modificaciones para facilitar la posición de loto, sigue leyendo.

Variaciones de la postura de lotus

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
El medio loto (Ardha Padmasana) es una postura de yoga que puedes utilizar para meditar mientras trabajas hasta el loto. Es una buena opción para sentarse con las piernas cruzadas, ya que el Loto requiere unas caderas realmente abiertas para reducir la tensión en las rodillas. Llegar a esta posición puede ser un proceso largo, pero hay varios lugares en los que detenerse a lo largo del camino mientras tu cuerpo se abre y responde a una práctica constante. La primera posición con las piernas cruzadas que hay que intentar es muy básica: la postura fácil (Sukasana). Cuando te sientas muy cómodo en esta posición, puedes empezar a trabajar en el Medio Loto. Lo mejor es practicar esta postura al final de una sesión de yoga, cuando hayas entrado en calor.