Postura de la paloma yoga

Postura de la paloma yoga

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Postura de paloma sánscrita

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La postura de la paloma es una flexión hacia delante que abre la cadera. Existen tres versiones principales de la postura de la paloma, cada una de las cuales se basa en la anterior. Esta versión es la primera etapa y es la que comúnmente se practica en la clase de yoga. La siguiente es la postura de la sirena y la postura completa es la del rey palomo con una sola pierna. Es de esperar que pases algún tiempo poniéndote cómodo en cada postura antes de pasar al siguiente paso.
La postura de la paloma funciona específicamente como un abridor de caderas y una flexión hacia delante, estirando los muslos, la ingle, la espalda, los piriformis y el psoas. La pierna extendida hacia atrás consigue estirar el psoas y otros flexores de la cadera. Del otro lado, se estiran los rotadores y la parte externa de la cadera. Es un buen antídoto para estar sentado durante mucho tiempo. Te prepara para las posturas sentadas y las curvas hacia atrás.

Estiramiento de la postura de la paloma

De todas las posturas cercanas y queridas por muchos practicantes de yoga, la incomprendida postura de la paloma puede ser la más precaria. Amada por muchos, pero ejecutada correctamente por muy pocos, esta postura destaca entre todas las demás como la más probable para que usted y su cirujano ortopédico local se tuteen.
¿Por qué? Porque la estás haciendo mal. La postura de la paloma nunca fue concebida para abrir la cadera. La intención original de esta postura se perdió en la traducción, y la interpretación moderna es más probable que cause daño que crear la paz interior.
En el período de renacimiento yóguico de principios de la década de 1930 en la India, el padre del yoga moderno, Krishnamacharya, se dedicó a crear una secuencia de posturas lo suficientemente desafiantes para los jóvenes bajo su tutela. Los resultados de su trabajo siguen existiendo hoy en día en forma de Ashtanga Vinyasa Yoga, y su influencia está presente en casi todos los demás enfoques del yoga que implican al cuerpo físico.
La flexión de la espalda en la anterior Kapotasana sigue presente, pero ahora la postura añade la cualidad de la rotación externa de la cadera hacia delante, la cualidad en la que la mayoría de la gente tiende a pensar cuando trabaja con las variaciones modernas de la postura de la paloma.

Posturas de yoga

Este artículo ha sido redactado por Alison Buchanan. Alison Buchanan es una profesora de Power Vinyasa Yoga con sede en Seattle, Washington. Ha completado más de 300 horas de formación con el instructor de yoga, Baron Baptiste, y es profesora certificada de Baptiste. Es profesora de The Art of Yoga Project, una organización sin ánimo de lucro que lleva el mindfulness del yoga a las adolescentes del sistema judicial de California.
Tus caderas son un complejo conjunto de poderosos músculos, tendones y ligamentos que son esenciales para tu capacidad de movimiento. Estar sentado frente al ordenador todo el día impide que tus caderas tengan el movimiento y el estiramiento que necesitan. Actividades como correr, caminar y montar en bicicleta fortalecen las caderas, pero no las flexionan ni las estiran y pueden acabar haciéndolas más rígidas. El estrés también es uno de los principales factores que contribuyen a la rigidez de las caderas, ya que tendemos a mantener la tensión en la zona de la cadera. Elimina las caderas tensas integrando la postura de la paloma con una pierna, o Eka Pada Rajakapotasana, en tu práctica de yoga o de ejercicios[1].

Beneficios de la postura de la paloma

El yoga trata las caderas rígidas de varias maneras, pero la más directa es a través de una familia de posturas que se conocen vagamente como “abridores de cadera”. Algunos abridores de cadera aumentan la rotación externa, o hacia fuera, del hueso del fémur en la cavidad de la cadera. Otros alargan el músculo psoas, un flexor primario de la cadera que conecta el torso y las piernas y que se acorta crónicamente en nuestra sociedad de las sillas. La postura de la paloma es un ejercicio de apertura de la cadera extremadamente eficaz que aborda ambas áreas, con la pierna delantera trabajando en rotación externa y la pierna trasera en posición para estirar el psoas.
La postura de la paloma es en realidad una variación de la postura avanzada Eka Pada Rajakapotasana (postura de la paloma con una pierna). Las dos posturas comparten una alineación similar en las caderas y, lo que es más importante, un imperativo para ser abordadas de forma reflexiva y consciente. La mayoría de los practicantes reconocen que la postura de la paloma real con una sola pierna es una postura avanzada para la espalda que requiere una alineación precisa. Sin embargo, muchos de nosotros solemos doblarnos irremediablemente en la variante de flexión hacia delante de la paloma, lo que puede suponer una gran tensión en la rodilla y el sacro. Para evitar lesiones, yo me acerco a la paloma haciendo primero variaciones que abran las caderas de forma gradual y segura. Una vez que tus caderas estén abiertas, podrás elaborar una Paloma bien equilibrada que beneficie a tus caderas y a tu espalda baja. Si lo practicas con constancia, notarás más facilidad en la parte inferior de la espalda cuando te sientes, camines y te pongas de pie.