Posturas yin yoga

Posturas yin yoga

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Ver más

¿A quién no le gusta el Yin Yoga? Es firme pero suave, blando pero fuerte, y físico pero introspectivo. Crea un equilibrio perfecto entre el alargamiento y el fortalecimiento de nuestros tejidos, e invita a un espacio meditativo silencioso en nuestra práctica.
El Yin Yoga es fantástico para muchas partes del cuerpo, pero definitivamente apunta a una liberación de las caderas. Muchos dicen que el Yin es una vuelta a los estilos más “tradicionales” de yoga, porque, al igual que muchas de las posturas que se encuentran en el antiguo texto The Hatha Yoga Pradipika, el Yin Yoga se centra principalmente en posturas de liberación de las caderas sentadas para preparar el cuerpo para sentarse cómodamente durante períodos más largos en la meditación.
Tenga en cuenta que todas las articulaciones de la cadera están formadas de manera diferente. Dependiendo de la forma, colocación y orientación de las cuencas de la cadera y de la forma de los huesos del fémur, las articulaciones de la cadera pueden o no rotar externamente con facilidad. La Agnisthambasana (postura del tronco de fuego) y la Kapotasana (postura de la paloma), en particular, requieren una cantidad considerable de rotación externa. Si las versiones sentadas de estas posturas te resultan incómodas o te parecen inalcanzables, practica en su lugar las versiones supinas. Esto te permitirá dejar de luchar para que te beneficies del aspecto meditativo del Yin Yoga.

Ashtanga vinyasa yoga

El Yin Yoga es un estilo de yoga de ritmo lento como ejercicio, que incorpora principios de la medicina tradicional china, con asanas (posturas) que se mantienen durante períodos más largos que en otros estilos. Para los principiantes, las asanas pueden mantenerse de 45 segundos a dos minutos; los practicantes más avanzados pueden permanecer en una asana durante cinco minutos o más. Las secuencias de posturas están pensadas para estimular los canales del cuerpo sutil conocidos como meridianos en la medicina china y como nadis en el hatha yoga.
Las posturas de Yin Yoga aplican una tensión moderada a los tejidos conectivos del cuerpo -tendones, fascias y ligamentos- con el objetivo de aumentar la circulación en las articulaciones y mejorar la flexibilidad. Se trata de un enfoque más meditativo del yoga, cuyos objetivos son la conciencia del silencio interior y la puesta en evidencia de una cualidad universal e interconectada.
El Yin Yoga fue fundado a finales de la década de 1970 por el experto en artes marciales y profesor de yoga Paulie Zink Yoga taoísta (Tao Yin). El Yin Yoga se enseña en toda América del Norte y Europa, impulsado por sus profesores Paul Grilley y Sarah Powers. Tal y como lo enseñan Grilley y Powers, no pretende ser una práctica completa en sí misma, sino un complemento a formas más activas de yoga y ejercicio. Sin embargo, el enfoque de Zink incluye toda la gama de yoga taoísta, tanto yin como convencional.

El lenguaje del yin: el yog…

No es que haya nada malo en ello. De hecho, las prácticas de “flujo” del yoga que se centran en pasar de una postura a otra de forma constante son beneficiosas para aumentar la flexibilidad, el tono muscular y la movilidad.
El yin yoga, también conocido como yoga “taoísta”, implica secuencias que profundizan en los tejidos del cuerpo. Las posturas se mantienen a menudo durante mucho más tiempo que las posturas del hatha o las secuencias de fuerza, con el objetivo de acceder a los tejidos conectivos más profundos, así como de conectar con un estado más meditativo.
También es excelente para aumentar la movilidad, la circulación y regular el flujo de energía en todo el cuerpo, ya que muchas de estas posturas se dirigen a los canales de energía y a los meridianos de forma similar a la acupuntura.
Esta secuencia de yin yoga es excelente para los principiantes, ya que contiene instrucciones detalladas y fotos. También contiene aperturas para varias áreas del cuerpo como el pecho y las caderas, por lo que puedes tocar varios grupos musculares en una secuencia.
En esta secuencia, no sólo se explican las instrucciones de las posturas de la instructora Nancy Nelson con gran detalle, sino que también proporciona información de fondo sobre por qué las caderas son una zona tan importante para abrir en el yin yoga.

Posturas de yin yoga con almohada

Gran parte del yoga que se practica en los estudios de Estados Unidos es lo que se conoce como estilos “yang” de yoga: clases vigorosas y de ritmo rápido como el vinyasa, el power y el ashtanga. Pero hay otro estilo igualmente importante que es completamente opuesto: el yin yoga. A continuación, nuestra guía de todo lo relacionado con el yin, desde sus numerosos beneficios para la salud hasta cómo puede practicarlo en casa. Considérelo su curso intensivo de yin yoga, si lo desea.
Sí, hay un montón de beneficios para la salud física de la práctica de yin yoga, pero hay un montón de salud mental, también. A continuación se enumeran algunos de los más populares, desde el estiramiento del tejido conectivo hasta la reducción del estrés y la ansiedad.
Piensa en la fascia como si fuera una envoltura de encogimiento alrededor de tus músculos y huesos. Cuando este tejido conectivo está infrautilizado, se vuelve menos elástico, lo que puede provocar dolores y rigidez. “Si estiras suavemente el tejido conjuntivo manteniendo una postura yin durante mucho tiempo, el cuerpo responderá haciéndolo más largo y fuerte, que es exactamente lo que quieres”, explica Paul Grilley, profesor de yoga.