Que es un tiron muscular

Que es un tiron muscular

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Síntomas de una distensión muscular

Una distensión es una lesión aguda o crónica de los tejidos blandos que se produce en un músculo, un tendón o ambos. La lesión equivalente a un ligamento es un esguince[1]. Por lo general, el músculo o el tendón se estira en exceso y se desgarra parcialmente, bajo una tensión física superior a la que puede soportar, a menudo por un aumento repentino de la duración, la intensidad o la frecuencia de una actividad. Las distensiones suelen producirse en el pie, la pierna o la espalda. El tratamiento inmediato suele incluir cinco pasos abreviados como P.R.I.C.E.: protección, descanso, hielo, compresión y elevación.
Los signos y síntomas típicos de una distensión son el dolor, la pérdida funcional de la estructura afectada, la debilidad muscular, la contusión y la inflamación localizada[2].
Una distensión puede producirse como resultado de una mecánica corporal inadecuada con cualquier actividad (por ejemplo, deportes de contacto, levantamiento de objetos pesados) que pueda inducir un traumatismo mecánico o una lesión. Por lo general, el músculo o el tendón se estira en exceso y se somete a una tensión física superior a la que puede soportar[1] Las distensiones suelen dar lugar a un desgarro parcial o completo de un tendón o músculo, o pueden ser graves en forma de rotura completa del tendón. Las distensiones suelen producirse en el pie, la pierna o la espalda[3]. Las distensiones agudas están más relacionadas con un traumatismo o lesión mecánica reciente. Las distensiones crónicas suelen ser el resultado de un movimiento repetitivo de los músculos y tendones durante un largo periodo de tiempo[1].

Cuánto tarda en curarse un tirón muscular en la pierna

Las distensiones musculares son una de las razones más comunes por las que se pierde tiempo de juego en la NFL. Pero no es necesario ser un jugador profesional de fútbol americano para sufrir una lesión de este tipo. Son bastante comunes tanto entre los atletas profesionales como entre los aficionados.
Un músculo está rodeado por una vaina externa que le permite moverse suavemente sobre los tejidos circundantes cuando se contrae. En el interior de la vaina externa hay haces de fibras musculares conocidos como fascículos, que a su vez están formados por miofibrillas. Estas miofibrillas están compuestas por millones de unidades microscópicas denominadas sarcómeros, que son los responsables de la contracción muscular. En el sarcómero, las proteínas musculares llamadas miosinas tiran contra finas cuerdas de proteína llamadas actina cuando son estimuladas por los nervios. Cuando esto ocurre, los sarcómeros se acortan, dando lugar a una contracción. Cuando las proteínas de la miosina se relajan, los sarcómeros se alargan hasta su posición original y el músculo también.
Los músculos, por medio de sus uniones tendinosas en cada extremo, se insertan en los huesos y proporcionan la fuerza necesaria para el movimiento. Durante las actividades que requieren movimientos explosivos, como el empuje durante un sprint o el cambio de dirección durante el raquetbol, la fuerza a través de la unidad musculotendinosa (el músculo y el tendón conectados) puede ser tan grande que los tejidos se desgarran, ya sea parcial o totalmente.

Tirón muscular en el muslo

Joel Cramer estaba en la piscina con sus hijos cuando otro padre, que competía en un gran concurso de saltos, se subió al trampolín. Rebotó una vez, y cuando aterrizó en el trampolín por segunda vez, se desgarró el músculo del cuádriceps. “Se enrolló en la pierna y se hizo una bola cerca de la parte superior del muslo”, dice Cramer, profesor de fisiología del ejercicio en la Universidad de Nebraska. “Fue como enrollar una persiana”.
Ese es un ejemplo extremo (y extremadamente raro) de una distensión muscular, una lesión común que les ocurre a las estrellas de fútbol de la escuela secundaria, a los corredores recreativos y a los jugadores de racquetball de mediana edad por igual. “Distensión” es el término médico para esta afección, aunque coloquialmente se conoce como tirón muscular. El término es un cajón de sastre que abarca desde una pequeña punzada hasta una rotura total.
El cuerpo humano contiene tres tipos diferentes de músculos: cardíacos, esqueléticos y viscerales (o lisos). De ellos, los esqueléticos son los únicos sobre los que tenemos control y, por tanto, los que podemos lesionar. Los músculos esqueléticos están formados por miles -en algunos casos, millones- de fibras musculares. Estas fibras están agrupadas y envueltas en una vaina de tejido conectivo. En pocas palabras, una distensión muscular significa que algún número de las fibras que componen uno de sus músculos se desgarra. Este desgarro puede producirse si alguien tira de ellos con demasiada fuerza o demasiado rápido.

Tratamientos de las distensiones musculares

Un tirón muscular, o una distensión muscular, se produce cuando un músculo o un tendón se estira en exceso o se desgarra. Las distensiones musculares pueden producirse sin previo aviso y afectan a personas de todas las edades y niveles de forma física. Dado que este tipo de lesiones pueden ser de diversa gravedad, debe acudir al médico de inmediato si:
“Una vez confirmado el diagnóstico, suele tratarse con antiinflamatorios, relajantes musculares y fisioterapia específica”, dice el doctor Powell. “También se ha demostrado que las almohadillas térmicas son beneficiosas”.
“Los tirones musculares pueden prevenirse utilizando una técnica adecuada al levantar y cargar objetos”, dice la Dra. Powell. “Por ejemplo, las personas pueden sufrir un tirón muscular en el gimnasio debido a una forma incorrecta al hacer ejercicio o al levantar algo pesado y olvidarse de doblar las rodillas. También animo a los pacientes a que calienten antes de hacer ejercicio y a que se estiren a diario.”