Rotura fibrilar muslo parte trasera

Rotura fibrilar muslo parte trasera

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Cómo curar el dolor muscular del muslo

El muslo tiene tres grupos de músculos fuertes: los músculos isquiotibiales en la parte posterior del muslo, los músculos del cuádriceps en la parte delantera y los músculos aductores en la parte interior. Los músculos del cuádriceps y los isquiotibiales trabajan juntos para enderezar (extender) y doblar (flexionar) la pierna. Los músculos aductores juntan las piernas.
Los grupos musculares de los isquiotibiales y los cuádriceps corren un riesgo especial de sufrir distensiones musculares porque atraviesan las articulaciones de la cadera y la rodilla. También se utilizan para actividades de alta velocidad, como las pruebas de atletismo (carrera, vallas, salto de longitud), fútbol, baloncesto y fútbol.
Una persona que experimenta una distensión muscular en el muslo describirá con frecuencia una sensación de chasquido o de ruptura cuando el músculo se desgarra. El dolor es repentino y puede ser intenso. La zona que rodea a la lesión puede estar sensible al tacto, con hematomas visibles si los vasos sanguíneos también están rotos.
Las distensiones musculares suelen producirse cuando un músculo se estira más allá de su límite, desgarrando las fibras musculares. Suelen producirse cerca del punto en el que el músculo se une al resistente tejido conectivo fibroso del tendón. Una lesión similar se produce si hay un golpe directo en el músculo. Las distensiones musculares en el muslo pueden ser bastante dolorosas.

Tirón muscular en el muslo

Cada uno de nuestros muslos tiene cuatro músculos del cuádriceps. Cuando un movimiento brusco provoca el desgarro o la distensión de uno o varios músculos del cuádriceps, pueden aparecer síntomas como dolor, hinchazón, hematomas y limitación de la amplitud de movimiento en la pierna afectada.
La mayoría de las lesiones de cuádriceps no requieren un diagnóstico médico. Si el desgarro o la distensión es grave, el médico le hará una exploración física de la zona y puede realizarle pruebas de imagen para descartar otras causas de su dolor.
Si acude a su médico por una lesión de cuádriceps, es posible que le recete medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación y que le indique una rutina de fisioterapia que deberá realizar con el tiempo mientras se recupera. Los desgarros graves del cuádriceps -aquellos en los que el músculo se ha seccionado por completo- requerirán una intervención quirúrgica.

Ejercicios para forzar el músculo del muslo

La distensión de un músculo, ya sea por el deporte o por la actividad diaria, es habitual en personas de todas las edades. Cuando un músculo se estira más allá de su límite, puede producirse un desgarro que puede ir de leve a grave. Cuando el muslo se utiliza como parte integrante de actividades de alta velocidad como el fútbol, la carrera, el fútbol y el baloncesto, las distensiones pueden producirse con bastante facilidad.
Una distensión muscular (también conocida como tirón muscular), se produce cuando el músculo se estira en exceso o se desgarra como resultado del uso excesivo, la fatiga o el uso inadecuado. Las distensiones suelen confundirse con los esguinces. Un esguince es el estiramiento o desgarro de las resistentes bandas de tejido fibroso (ligamentos) que conectan dos huesos en las articulaciones. Las distensiones y los esguinces comparten signos y síntomas similares, pero afectan a distintas partes del cuerpo.
Dado que los músculos isquiotibiales y los cuádriceps se cruzan en la cadera y la rodilla, corren un alto riesgo de sufrir una distensión. Los músculos se debilitan cuando se tensan, por lo que es importante dejar que el músculo se cure adecuadamente para evitar daños mayores.
Quienes sufren una distensión muscular en el muslo suelen sentir una sensación de chasquido en la zona del muslo. Esto es el desgarro del músculo y puede crear un problema más grave si también se rompen los vasos sanguíneos. Una sensación de chasquido también puede ser un signo de una distensión muscular en el muslo, donde el dolor es intenso e instantáneo. La zona que rodea a la lesión puede estar sensible al tacto y pueden aparecer moratones con bastante rapidez.

Tratamiento de la distensión muscular del muslo

Una distensión muscular es un estiramiento o desgarro de las fibras musculares. En la pierna, las distensiones musculares se producen cuando un músculo se estira más allá de sus límites o se fuerza a una contracción extrema. Como la pierna tiene muchos músculos diferentes, es vulnerable a varios tipos de distensiones musculares. Algunas de las más comunes son:
El médico querrá saber qué actividad desencadenó el dolor en la pierna y si hubo un estallido en el músculo cuando te lesionaste. El médico también le preguntará por sus síntomas, especialmente por la disminución de la fuerza muscular o la dificultad para caminar.
Para confirmar el diagnóstico, el médico le examinará. Si los resultados de su examen apuntan a una distensión muscular de grado I o II, probablemente no necesitará ninguna prueba adicional. Sin embargo, si el diagnóstico es dudoso, pueden ser necesarias radiografías o una resonancia magnética. Además, en las lesiones del músculo de la pantorrilla, se pueden realizar estudios Doppler para comprobar si hay un coágulo de sangre.
La mayoría de los esguinces de grado I o II comienzan a sentirse mejor en pocos días. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen por completo o mejoran mucho en un plazo de 8 a 10 semanas. Los síntomas de una distensión de grado III pueden durar hasta que se repare quirúrgicamente el músculo desgarrado.