Yin yoga

Yin yoga

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

21:10flujo suave, relajante y acogedor | yoga con adrieneyoga con adrieneyoutube – 22 dic 2019

El Yin Yoga es un estilo de yoga de ritmo lento como ejercicio, que incorpora principios de la medicina tradicional china, con asanas (posturas) que se mantienen durante períodos más largos que en otros estilos. Para los principiantes, las asanas pueden mantenerse de 45 segundos a dos minutos; los practicantes más avanzados pueden permanecer en una asana durante cinco minutos o más. Las secuencias de posturas están pensadas para estimular los canales del cuerpo sutil conocidos como meridianos en la medicina china y como nadis en el hatha yoga.
Las posturas de Yin Yoga aplican una tensión moderada a los tejidos conectivos del cuerpo -tendones, fascias y ligamentos- con el objetivo de aumentar la circulación en las articulaciones y mejorar la flexibilidad. Se trata de un enfoque más meditativo del yoga, cuyos objetivos son la conciencia del silencio interior y la puesta en evidencia de una cualidad universal e interconectada.
El Yin Yoga fue fundado a finales de la década de 1970 por el experto en artes marciales y profesor de yoga Paulie Zink Yoga taoísta (Tao Yin). El Yin Yoga se enseña en toda América del Norte y Europa, impulsado por sus profesores Paul Grilley y Sarah Powers. Tal y como lo enseñan Grilley y Powers, no pretende ser una práctica completa en sí misma, sino un complemento a formas más activas de yoga y ejercicio. Sin embargo, el enfoque de Zink incluye toda la gama de yoga taoísta, tanto yin como convencional.

Cuándo hacer yin yoga

El yin yoga es un estilo de yoga de ritmo lento como ejercicio, que incorpora principios de la medicina tradicional china, con asanas (posturas) que se mantienen durante períodos más largos que en otros estilos. Para los principiantes, las asanas pueden mantenerse de 45 segundos a dos minutos; los practicantes más avanzados pueden permanecer en una asana durante cinco minutos o más. Las secuencias de posturas están pensadas para estimular los canales del cuerpo sutil conocidos como meridianos en la medicina china y como nadis en el hatha yoga.
Las posturas de Yin Yoga aplican una tensión moderada a los tejidos conectivos del cuerpo -tendones, fascias y ligamentos- con el objetivo de aumentar la circulación en las articulaciones y mejorar la flexibilidad. Se trata de un enfoque más meditativo del yoga, cuyos objetivos son la conciencia del silencio interior y la puesta en evidencia de una cualidad universal e interconectada.
El Yin Yoga fue fundado a finales de la década de 1970 por el experto en artes marciales y profesor de yoga Paulie Zink Yoga taoísta (Tao Yin). El Yin Yoga se enseña en toda América del Norte y Europa, impulsado por sus profesores Paul Grilley y Sarah Powers. Tal y como lo enseñan Grilley y Powers, no pretende ser una práctica completa en sí misma, sino un complemento a formas más activas de yoga y ejercicio. Sin embargo, el enfoque de Zink incluye toda la gama de yoga taoísta, tanto yin como convencional.

Retroalimentación

La sabiduría convencional del yoga sostiene que nada prepara a tu cuerpo para horas de meditación sentada tan bien como la práctica regular de asanas. Pero cuando empecé a explorar sesiones de meditación más intensas, descubrí, para mi disgusto, que años de sudoroso vinyasa y el dominio de posturas bastante avanzadas no me habían hecho inmune a las rodillas que crujen, al dolor de espalda y al dolor de caderas que pueden acompañar a largas horas de práctica sentada. Entra el Yin Yoga.
Afortunadamente, cuando me puse a meditar en serio, ya me habían introducido en los conceptos del yoga taoísta, lo que me ayudó a entender mis dificultades para sentarme. Descubrí que con algunas adiciones sencillas a mi práctica de yoga, podía sentarme a meditar con facilidad, libre de distracciones físicas. El yoga taoísta también me ayudó a ver que podemos combinar el pensamiento científico occidental con los antiguos mapas energéticos indios y chinos del cuerpo para comprender mejor cómo y por qué funciona el yoga.
A través de la meditación profunda, los antiguos adeptos espirituales lograron comprender el sistema energético del cuerpo. En la India, los yoguis llamaban a esta energía prana y a sus vías nadis; en China, los taoístas la llamaban qi (pronunciado chee) y fundaron la ciencia de la acupuntura, que describe el flujo del qi a través de unas vías llamadas meridianos. Los ejercicios de tai chi chuan y qi gong se desarrollaron para armonizar este flujo de qi; los yoguis indios desarrollaron su sistema de posturas corporales para hacer lo mismo.

Yin yoga para principiantes

El Yin Yoga es un estilo de yoga de ritmo lento como ejercicio, que incorpora principios de la medicina tradicional china, con asanas (posturas) que se mantienen durante períodos más largos que en otros estilos. Para los principiantes, las asanas pueden mantenerse de 45 segundos a dos minutos; los practicantes más avanzados pueden permanecer en una asana durante cinco minutos o más. Las secuencias de posturas están pensadas para estimular los canales del cuerpo sutil conocidos como meridianos en la medicina china y como nadis en el hatha yoga.
Las posturas de Yin Yoga aplican una tensión moderada a los tejidos conectivos del cuerpo -tendones, fascias y ligamentos- con el objetivo de aumentar la circulación en las articulaciones y mejorar la flexibilidad. Se trata de un enfoque más meditativo del yoga, cuyos objetivos son la conciencia del silencio interior y la puesta en evidencia de una cualidad universal e interconectada.
El Yin Yoga fue fundado a finales de la década de 1970 por el experto en artes marciales y profesor de yoga Paulie Zink Yoga taoísta (Tao Yin). El Yin Yoga se enseña en toda América del Norte y Europa, impulsado por sus profesores Paul Grilley y Sarah Powers. Tal y como lo enseñan Grilley y Powers, no pretende ser una práctica completa en sí misma, sino un complemento a formas más activas de yoga y ejercicio. Sin embargo, el enfoque de Zink incluye toda la gama de yoga taoísta, tanto yin como convencional.