Yoga cuervo

Yoga cuervo

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Postura del cuervo para principiantes

Ponte en cuclillas desde Tadasana con los pies interiores separados unos centímetros. Si no es posible mantener los talones en el suelo, apóyelos en una manta doblada y gruesa. Separe las rodillas más que las caderas e incline el torso hacia delante, entre la parte interior de los muslos. Estire los brazos hacia delante, luego doble los codos, coloque las manos en el suelo y el dorso de los brazos superiores contra las espinillas.
Acomode los muslos internos contra los lados del torso, y las espinillas contra las axilas, y deslice los brazos superiores hacia abajo sobre las espinillas lo más bajo posible. Levántate sobre las puntas de los pies e inclínate aún más hacia delante, llevando el peso del torso a la parte posterior de los brazos. En Bakasana, intenta conscientemente contraer la parte delantera del torso y redondear completamente la espalda. Para ayudarte a hacerlo, mantén el coxis lo más cerca posible de los talones.
Con una exhalación, inclínese aún más hacia adelante sobre la parte posterior de los brazos superiores, hasta el punto en que las bolas de los pies dejen el suelo. Ahora el torso y las piernas están en equilibrio sobre la parte posterior de los brazos. Como principiante en esta postura, es posible que quieras detenerte aquí, apoyado firmemente en los brazos doblados.

Postura del cuervo lateral

La primera vez que se hace la postura del cuervo (también conocida como grulla) es especial para mucha gente, y definitivamente lo fue para mí. Fue el primer equilibrio de brazos que logré en una clase de yoga, y nunca olvidaré esa sensación de ser completamente capaz de ser fuerte y flexible a partes iguales. Por primera vez, en lugar de sentirme como una novata torpe, sentí que mi cuerpo era realmente capaz de algunas de las cosas increíbles que había visto hacer a otros yoguis. El simple hecho de intentarlo y de conseguirlo me dio la confianza para seguir haciéndolo. La confianza es a menudo la mitad de la batalla en el yoga y exactamente lo que necesitamos para superar muchos de nuestros obstáculos. Prueba estas tres modificaciones para cultivar una actitud de poder hacer, infundir esperanza y motivarte para seguir practicando.

Calzoncillos de cuervo de yoga

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La postura del cuervo suele ser el primer equilibrio de brazos que abordan los estudiantes de yoga. Aunque parece que todo se basa en la fuerza de los brazos, la clave está en aprender dónde está tu centro de gravedad y cómo distribuir tu peso para poder equilibrarte.
Dominar el cuervo construye tu confianza en el yoga y abre la puerta a muchas más poses que implican el equilibrio de los brazos. También puede mejorar tu conciencia de dónde está tu cuerpo en el espacio (llamada propiocepción) y mejorar tu control corporal.
De lo contrario, estarás poniendo demasiado peso en la parte exterior de las muñecas, lo que puede conducir a una lesión. Puedes ayudar a prevenir esto apretando realmente las puntas de los dedos en el suelo y asegurándote de que los codos están por encima de las muñecas.

Variaciones de la postura del cuervo

La primera vez que se hace la Postura del Cuervo (también conocida como Grulla) es especial para mucha gente, y definitivamente lo fue para mí. Fue el primer equilibrio de brazos que logré en una clase de yoga, y nunca olvidaré esa sensación de ser completamente capaz de ser fuerte y flexible a partes iguales. Por primera vez, en lugar de sentirme como una novata torpe, sentí que mi cuerpo era realmente capaz de algunas de las cosas increíbles que había visto hacer a otros yoguis. El simple hecho de intentarlo y de conseguirlo me dio la confianza para seguir haciéndolo. La confianza es a menudo la mitad de la batalla en el yoga y exactamente lo que necesitamos para superar muchos de nuestros obstáculos. Prueba estas tres modificaciones para cultivar una actitud de poder hacer, infundir esperanza y motivarte para seguir practicando.