Yoga para cervicales

Yoga para cervicales

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Yoga restaurativo para el cuello y los hombros

¿Te encuentras con dolor en el cuello y los hombros con demasiada frecuencia? Si va seguido de otros síntomas como dolor de cabeza, rigidez en el cuello, entumecimiento de los brazos o las piernas, es hora de que se trate la espondilosis cervical. La pérdida de la función muscular, el deterioro del equilibrio corporal al caminar o la incontinencia urinaria son algunas de las posibles complicaciones de la espondilosis cervical.
Su médico puede aconsejarle que acuda a la fisioterapia, a la tracción del cuello y a la acupresión o que tome compresas calientes y frías para aliviar el dolor debido a la cervical. A largo plazo, la única forma de tratarlo es haciendo ejercicio. Esto mantendrá los músculos del cuello y los hombros bien tonificados para evitar un mayor deterioro. Las asanas de yoga resultan muy útiles en estos casos.
El yoga es una forma natural de tratar una enfermedad debilitante como la espondilosis cervical, que empeora con el tiempo. La única manera de tratarla es prevenirla. Para ello, hay que tonificar la zona cervical. Si se hace de la manera correcta bajo la supervisión de un experto, verá la mejora de su condición con la práctica regular de yoga.Sin embargo, al hacer cualquier asana, siempre escuche a su cuerpo. Estira tu cuerpo tanto como puedas cómodamente. A continuación se enumeran las ventajas del yoga para los pacientes que sufren de espondilosis cervical:

Ver más

Probablemente el estiramiento más popular y conocido para aliviar la tensión del cuello, el equivalente del yoga lo lleva un poco más allá. Primero, asegúrate de estar en un asiento cómodo con las manos apoyadas en las rodillas. Siéntate erguido y relaja los hombros, y empuja la barbilla contra el pecho para enderezar la columna vertebral. A continuación, gira suavemente la cabeza hacia la derecha o la izquierda hasta que la oreja toque el hombro: utiliza una mano para empujar la cabeza y la otra para empujar lentamente el hombro opuesto en la otra dirección. Inmediatamente empezarás a sentir cómo se estiran los músculos del cuello, lo que te resultará bastante agradable si estás rígido.Este es un estiramiento extremadamente delicado que no requiere una gran cantidad de presión – los factores de tensión opuestos y la sensibilidad de los músculos del cuello y los hombros te harán sentirlo de inmediato.2. Flexión hacia delante sentada
Otro estiramiento clásico, esta postura es maravillosa para liberar la tensión en los músculos de los hombros – especialmente cuando se incorpora un patrón de respiración de yoga. La tensión muscular en los deltoides y los tríceps es una razón común para que los hombros/trapecios se aprieten, y esta postura puede ayudar a liberar todo el sistema.Como siempre, comience en una posición sentada vertical cómoda, y tire suavemente de su brazo a través de su cuerpo hasta que sienta un estiramiento en su hombro. Mantén este estiramiento durante al menos 3 respiraciones (inhalando y exhalando), luego suéltalo y cambia al otro hombro. Esta es una postura fácil de hacer en cualquier momento del día (no sólo durante una sesión de yoga), ya que se puede hacer desde casi cualquier lugar y proporciona un alivio casi instantáneo.4. Postura del Guerrero II

Yoga para la espondilosis cervical

¿Se ha fijado alguna vez en lo que le ocurre a su cuerpo cuando mira fijamente su smartphone o su tableta? Si llevas un rato mirando hacia abajo, tu cabeza baja gradualmente hacia delante, luego tus hombros se caen y tu espalda se redondea. Al cabo de un rato, puedes sentir dolores en el cuello, los hombros o la columna vertebral.
En la actualidad, las personas pasan una media de dos a cuatro horas al día con la cabeza inclinada hacia delante mientras consultan el correo electrónico, envían mensajes de texto, leen y juegan con sus dispositivos inalámbricos (1). Todo este tiempo que pasamos con la cabeza hacia abajo tiene un gran impacto en nuestro cuerpo. Ha dado lugar a una constelación de síntomas que se han hecho tan comunes que se ha acuñado un término para ellos: “cuello de texto”.
A medida que la cabeza se inclina cada vez más hacia delante, la columna vertebral se ve obligada a soportar un peso cada vez mayor. Al final, la columna cervical pierde su curva natural. Esto puede provocar un aumento de la tensión en los músculos del cuello, un desgaste excesivo de la columna vertebral, la degeneración de los discos y, en casos graves, incluso la cirugía (1).
¿Cómo ayuda el yoga en este malestar moderno? A nivel físico, la práctica de las asanas (posturas) del yoga puede hacer que la cabeza y la columna vertebral vuelvan a estar alineadas. La columna vertebral recupera su curvatura natural y las orejas se alinean sobre los hombros. Esta alineación postural óptima hace que los discos intervertebrales sufran menos tensión. La práctica de asanas también fortalece los músculos del cuello y la espalda, lo que permite mantener una postura más saludable a diario.

Yoga para la degeneración discal cervical

A medida que nuestro estilo de vida se vuelve más y más sedentario, nos hemos abierto a más y más dolencias. La espondilosis cervical es una de esas dolencias, cuya aparición se ha vuelto bastante común. En este artículo vamos a analizar la espondilosis cervical y cómo el yoga puede ayudar a curarla. Estás leyendo este artículo en una pantalla. Haz una pausa para fijarte en tu postura. Supongo que tu pantalla no está a la altura de los ojos. Ahora imagina lo que sufre tu cuello cuando estás constantemente encorvado durante horas. Incluso si no tienes que sentarte en un escritorio, fíjate en la frecuencia con la que sujetas el móvil con el hombro. Con el tiempo, estos hábitos aparentemente pequeños causan problemas mayores.La espondilosis cervical afecta a la columna cervical. La columna cervical se refiere a las vértebras que forman el cuello. Estas vértebras, junto con otros discos y ligamentos, se deterioran debido a la espondilosis cervical. Pierden gradualmente la capacidad de amortiguar el cuello. Las personas que padecen espondilosis cervical son conocidas por experimentar dolor y rigidez en las regiones del cuello y los hombros, entumecimiento, dificultad de reflejos y, en casos extremos, incluso vértigo.