Yoga respiracion

Yoga respiracion

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Respiración de yoga pranayama

Hace unas semanas, mi hijo de siete años, Hayes, me dijo que tenía problemas para conciliar el sueño. Me dijo que tenía “muchos pensamientos” por la noche y que no podía dejar de pensar. Le hablé de una práctica de respiración que le había enseñado a su hermano mayor, Calder, unos años antes, y le sugerí a Hayes que la probara mientras estaba tumbado en la cama por la noche para ayudarle a relajarse y dormirse. La práctica era sencilla: unos minutos de respiración diafragmática seguidos de unos minutos de prolongación consciente y suave de cada exhalación.
“¿Quizás te gustaría probarlo?” le dije a Hayes. “Creo que a tu hermano le sirvió a veces, y quizá a ti también te ayude”. Justo entonces, Calder, que había pasado por la habitación, anunció: “Te equivocas, mamá”. Contuve la respiración, preguntándome si le diría a Hayes que mi consejo no iba a funcionar. “No me ayuda a veces”, dijo con naturalidad. “Me ayuda todo el tiempo”.
Me quedé gratamente sorprendido. No me había dado cuenta de que Calder seguía utilizando la práctica que le había enseñado tres años antes. Mientras me arrodillaba en el suelo del salón para enseñar a Hayes la misma práctica, recordé que el pranayama, el cuarto de los ocho miembros del yoga descritos en el Yoga Sutra de Patanjali, no tiene por qué ser complicado.

Anuloma pranayama

Desde fuera, el yoga puede parecer simplemente una forma extraña de contorsionar el cuerpo en poses extrañas. Sin embargo, en realidad, las posturas físicas son un componente muy pequeño de lo que es una práctica espiritual de espectro completo.La mayoría de los estilos de yoga de hoy en día se derivan de una filosofía de ocho extremidades con una extremidad entera dedicada a la respiración, o pranayama. Como explica Naomi Annand, formadora de profesores de yoga y autora del libro Yoga: un manual para la vida, “centrarse totalmente en la respiración no es parte de la práctica. Es la práctica”. La respiración consciente es lo que crea la profunda conexión mente-cuerpo que hace que el yoga sea tan beneficioso para calmar la mente y comprender el ser: “Sólo cuando la conciencia y la respiración están unidas, empiezas a ser capaz de experimentar tu cuerpo a través de la respiración, en lugar de a través de la parte pensante y juzgadora de tu cerebro”, añade Annand.En la tradición yóguica, se cree que la respiración lleva la fuerza vital de una persona. Se cree que el pranayama, o los ejercicios de respiración, eliminan los obstáculos emocionales y físicos de nuestro interior para liberar la fuerza vital (prana) y prolongar (ayama) nuestra vida.

Pranayama

La respiración de yoga o Pranayama, es la base de tu práctica de yoga. Comienza con la profundización de la respiración con la respiración en tres partes, para luego pasar a ejercicios de respiración más avanzados como el Kapalabhati y la respiración nasal alterna. El Pranayama también va de la mano con las Asanas. Estos dos principios yóguicos juntos se consideran la forma más elevada de purificación y autodisciplina, que abarca tanto la mente como el cuerpo. Nuestros videos de Pranayama te guiarán a través de los pasos que necesitas entender para hacer los ejercicios de respiración sin esfuerzo y de manera efectiva.

Técnicas tradicionales de respiración del yoga

Además de sostener la vida, la mente, el cuerpo y la respiración están tan íntimamente conectados que se influyen mutuamente. La forma en que respiramos está influida por nuestro estado de ánimo y, a su vez, nuestros pensamientos y nuestra fisiología pueden verse influidos por nuestra respiración. Las prácticas de respiración profunda preconizadas en la formación avanzada de yoga pueden tener un impacto positivo en nuestra fisiología, tanto del cuerpo como de la mente.
Durante miles de años, el yoga y el ayurveda han empleado técnicas de respiración (pranayama) para mantener, equilibrar y restaurar la salud física, mental, emocional y espiritual. Se obtienen varios beneficios fisiológicos, logrados a través del control de la respiración.
El ejercicio respiratorio más sencillo para calmar tanto el sistema nervioso como la mente sobrecargada es una forma de respirar temporizada en la que la exhalación es más larga que la inhalación. Esto reduce el tono del sistema nervioso simpático (respuesta de lucha o huida) mientras activa el sistema nervioso parasimpático (respuesta de descanso, relajación y digestión). Respirar de esta manera durante al menos cinco minutos provocará una diferencia en tu estado de ánimo general. Cualquiera puede hacer este ejercicio sin tener que consultar a un profesor.