Yoga y dolor lumbar

Yoga y dolor lumbar

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:meditacion

Yoga para el dolor de espalda para personas mayores

Le duele la espalda. Tal vez ni siquiera pueda recordar la última vez que no le dolió. Estás tomando ibuprofeno como si fueran bolos, y te preguntas si el yoga podría aliviarte un poco. ¿Es seguro practicar yoga cuando te duele tanto la espalda?
La respuesta corta a esta pregunta es que algo está fuera de lugar. Cuando los segmentos de la columna vertebral se desplazan fuera de su posición normal, los nervios se pellizcan, los discos se salen de su sitio y las vértebras empiezan a chocar entre sí. Por lo tanto, los músculos que rodean la columna vertebral hacen todo lo posible para ofrecer un mejor apoyo, lo que significa que se tensan y se anudan. ¿El resultado? Dolor.
Soy absolutamente partidario del yoga. Sin embargo, como el dolor representa un problema más profundo, el yoga por sí solo no va a ser una verdadera solución. Es necesario abordar el problema estructural. Sí, tus músculos están tensos, y el yoga probablemente te ayudará a aflojarlos. Puede que te sientas algo mejor. Pero los músculos tensos no son el origen del problema. Son un efecto secundario. En última instancia, el problema más profundo es que tus vértebras no están alineadas. Y si permanecen desalineadas, tus músculos volverán a agarrotarse y tu dolor persistirá.

Yoga para el dolor lumbar y la ciática

El yoga es una forma eficaz y de bajo impacto de relajar los músculos tensos y fortalecerlos, lo que puede ayudar a aliviar el dolor lumbar. Pruebe estas 3 posturas para principiantes y vea si encuentra alivio. Recuerde que debe ir despacio y parar si el dolor empeora.
La postura de la esfinge pone los músculos de la parte inferior de la espalda en una posición más relajada y a veces se recomienda para las personas que tienen dolor de ciática por una hernia de disco. Tienes que tumbarte en el suelo, así que utiliza una esterilla de yoga o una toalla gruesa.
El perro mirando hacia abajo es una postura de yoga muy popular, pero puede ser difícil de realizar, especialmente para las personas con problemas de dolor en las manos o las muñecas. Aquí tienes una versión modificada que puede ser más suave para el cuerpo:

Yoga para el dolor lumbar y de caderas

Hipótesis 1: El yoga es más eficaz que los cuidados personales. El hallazgo de que el yoga es más eficaz que el autocuidado confirmaría los resultados de estudios más pequeños de que el yoga es un tratamiento útil para el dolor de espalda crónico.
Hipótesis 2: El yoga es más eficaz que el ejercicio terapéutico convencional consistente en estiramientos y ejercicios suaves de fortalecimiento. El hallazgo de que el yoga es más efectivo que los ejercicios de estiramiento/fortalecimiento sugeriría que el yoga tiene beneficios adicionales para los pacientes con dolor de espalda más allá del movimiento físico per se.Si el yoga se encuentra superior al autocuidado y/o al ejercicio de control, investigaremos el objetivo mecanicista, que es más exploratorio. Las hipótesis son:
Hipótesis 6: Una o ambas variables de la “función neuroendocrina” (cortisol y DHEA) actúan como mediadores de los efectos beneficiosos del yoga.Identificar las variables específicas que actúan como mediadores nos ayudaría a entender mejor cómo el yoga podría ejercer realmente sus beneficios.Métodos/DiseñoResumenAproximadamente 210 personas con dolor lumbar crónico serán aleatorizadas en una proporción 2:2:1 para recibir 12 clases semanales de yoga de 75 minutos, 12 clases semanales de ejercicio terapéutico convencional de 75 minutos o un libro de autocuidado (Figura 2). La disfunción relacionada con la espalda y la molestia de los síntomas, los resultados primarios, así como los posibles mediadores psicológicos (cognitivos y afectivos) serán evaluados a las 6, 12 y 26 semanas después de la aleatorización por entrevistadores telefónicos que desconocen la asignación del tratamiento. La función física (un mediador físico) será evaluada a las 12 semanas después de la aleatorización por una enfermera que no conoce la asignación del tratamiento. Por último, se recogerán muestras de saliva a las 6 y 12 semanas después de la aleatorización para analizar el cortisol y la DHEA (dehidropiandrosterona), biomarcadores que pueden verse influidos por la práctica del yoga. Los análisis estadísticos evaluarán si el yoga es superior al ejercicio y/o a un libro de autocuidado. Si el yoga resulta beneficioso, se realizarán análisis adicionales para explorar las posibles variables mediadoras.

Dolor de espalda, posturas de yoga a evitar

La gente ha practicado el yoga durante miles de años para tomar conciencia de sí misma, como forma de meditación y para aumentar la flexibilidad y la fuerza. El yoga implica posturas físicas y una respiración controlada. Entre los beneficios físicos, algunas posturas de yoga pueden ayudar a mejorar el dolor lumbar crónico de moderado a grave.1 El hatha yoga es el estilo de yoga más básico. El hatha yoga y otros estilos de yoga se ofrecen a través de centros médicos integradores y de estilo de vida, gimnasios, centros comunitarios, parques, estudios de yoga, DVD y a través de aplicaciones descargables.
Los investigadores de la universidad publicaron los resultados de su estudio en la revista Annals of Internal Medicine. En el estudio participaron 320 adultos con dolor lumbar crónico procedentes de hogares con bajos ingresos y de diversos orígenes raciales. Los resultados revelaron que los participantes de los grupos de yoga y fisioterapia mostraron una mejora similar en el dolor lumbar y la actividad. Se demostró que estos dos grupos eran menos propensos a utilizar medicamentos para el dolor después de 3 meses de participación en el estudio.1
Las directrices clínicas publicadas por el Colegio Americano de Médicos recomiendan el yoga y otras opciones no farmacológicas como primer paso para tratar el dolor lumbar crónico. Otras sugerencias son el tai chi, la rehabilitación multidisciplinar y diversas técnicas de relajación y reducción del estrés.2